«La lucha contra las nuevas amenazas es compleja, hacemos lo que podemos»

El director del CNI, Félix Sanz, ayer en la Universidad Católica de Valencia. / EFE/ Juan Carlos Cárdenas
El director del CNI, Félix Sanz, ayer en la Universidad Católica de Valencia. / EFE/ Juan Carlos Cárdenas

Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), apunta en Valencia que combatir el yihadismo y los ciberataques son las prioridades del Gobierno

D. GUINDO VALENCIA.

«La lucha contra todas las amenazas y los riesgos que atenazan a cualquier sociedad es muy compleja, pero hacemos lo que podemos. Aunque algún éxito hemos tenido. Ojalá que podamos seguir anticipándonos a lo que nos genera inquietud y dando elementos de juicio al Gobierno, que es nuestra obligación, para que pueda tomar buenas decisiones en ese sentido». Así contestó ayer el secretario de Estado y director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, a la pregunta de si estamos preparados para combatir la amenaza yihadista y los ciberataques. De hecho, durante la conferencia de impartió en la Universidad Católica de Valencia, explicó que, en la actualidad, «la misión número uno» encargada por el Gobierno a este organismo es la lucha contra el terrorismo, «que ahora se concreta en la lucha contra el yihadismo». «Es nuestra mayor preocupación y a lo que dedicamos el mayor esfuerzo».

Al respecto, sin embargo, subrayó que este tipo de terrorismo ya ha sufrido su primera derrota puesto que, por el momento, «no ha conseguido que no nos sintamos seguros, no ha conseguido que vivamos aterrorizados por él». Puso como ejemplo las burlas surgidas en redes sociales al yihadista de origen andaluz que publicó un vídeo amenazando a España el verano pasado. A su juicio, «el terrorismo pretende que no nos sintamos seguros, así que la primera derrota de los radicales es que no lo consigan».

Por orden de prioridad, la segunda misión encargada por el Ejecutivo al CNI es la ciberseguridad y, por tanto, atajar los ciberataques cada vez más agresivos que sufre no sólo España, sino también el resto del mundo. Al respecto, el secretario de Estado recordó que esta problemática «ha crecido a gran velocidad y ha entrado con una fuerza perturbadora tan alta que todos estamos tratando de convencernos de que podemos hacer algo contra ella». Sin embargo, Sanz subrayó que, en el CNI trabajan 3.500 personas y cuenta con un presupuesto anual de unos 300 millones de euros y, por ahora, «nadie ha entrado nunca en ninguno de nuestros ordenadores». Puso como ejemplo que «apenas unas horas después de sufrir el ataque del virus 'wannacry', el CNI ya dispuso de una vacuna, que fue descargada por más de medio millón de internautas e incluso varios Estados».

Por contra, resaltó, otras empresas e instituciones con más empleados y mucho más presupuesto sí que han sufrido ataques en sus sistemas informáticos. El director del CNI apuntó, por tanto, que «contra esta lacra se puede luchar», ya que «estamos seguros si adoptamos los procedimientos adecuados».

Sanz realizó estas valoraciones en la jornada Las víctimas y las nuevas amenazas de seguridad, organizada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo -su presidente, José Manuel Sánchez, agradeció el apoyo social a las víctimas-, encuentro que estuvo presidido por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, quien resaltó que «una sociedad justa jamás puede tolerar la violencia asesina». En la jornada también estuvo presente la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, quien anunció que este año se duplicarán las ayudas a todas las asociaciones valencianas de víctimas del terrorismo.

Más

Fotos

Vídeos