Lluvia de 12 millones en la Ribera

Cinco vecinas agraciadas posan junto al vendedor de la ONCE que vendió los cupones premiados. / lp
Cinco vecinas agraciadas posan junto al vendedor de la ONCE que vendió los cupones premiados. / lp

La ONCE deja un premio récord en San Juan de Énova, la Pobla Llarga y RafelguarafUn jubilado de 71 años se lleva 9 millones de euros y un centenar de personas se reparten el resto en tres pueblos castigados por el paro

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

El Cuponazo de la ONCE dejó ayer un nuevo millonario en un pequeño pueblo valenciano de menos de 500 habitantes. El jubilado Juan Tomás, de 71 años y padre de tres hijos, se llevará 9 millones de euros por el cupón de 3 euros que compró en un bar de San Juan de Énova para el sorteo del 27 de octubre. El mayor premio repartido por la ONCE en la Comunitat Valenciana agració con cerca de 12 millones de euros a un centenar de vecinos de las localidades de San Juan de Énova, la Pobla Llarga y Almoradí.

«Estoy en una nube. Siempre piensas que alguna vez te puede sonreír la suerte, pero aún no he asimilado que voy a cobrar un premio tan grande. Mis tres hijos y mis tres nietos vivirán mejor», afirma Juan mientras celebra su fortuna en el bar donde compró el cupón. Unas 40 vecinos le acompañan con gran júbilo. «He pagado ya dos rondas», añade el agraciado tras un brindis.

Lejos quedan ya los años en los que trabajó en una bodega francesa y en la factoría de Ford en Almussafes. Nueve hernias discales en la columna y otras cuatro en el cuello le incapacitaron para trabajar, y desde 1993 tiene más tiempo para disfrutar de su familia. Y ahora también tiene más dinero. «Vamos a vivir mejor pero no sé aún en qué vamos a gastar el dinero. Nosotros somos gente sencilla y humilde», señala el jubilado.

Además de Juan, una persona que compró un cupón en Almoradí cobrará 100.000 euros del segundo premio del Cuponazo, y 112 vecinos de la Pobla Llarga, San Juan de Énova y Rafelguaraf, la mayoría de la primera población, percibirán 25.000 euros cada uno. El vendedor de la ONCE Jorge Palmero, un exmilitar que participó en misiones en Kosovo y la isla de Perejil, llevó la suerte a estos pueblos de la comarca de la Ribera tras repartir la fortuna, prácticamente cupón a cupón, entre vecinos, grupos de amigos y comerciantes.

«Llevo cinco años vendiendo cupones y siempre decía que no daba ni un reintegro, y ahora todo de golpe. Mis vecinos se lo merecen porque el paro ha hecho mucho daño en estos pueblos», asegura Palmero. «A mí no me ha tocado pero estoy muy contento. Solo devolví veintidós cupones», agrega el vendedor de la ONCE.

La lluvia de millones se repartió en el bar Jovens de San Juan de Énova, donde vendió diez cupones (entre los que estaba el premiado con 9 millones de euros), y en la calle peatonal Carrer Nou en el centro de la Pobla Llarga, donde Palmero tiene su punto de venta. «He vendido los cupones en los bares de la zona, a gente del mercadillo, un grupo de amigas que toman café en el bar Cantonet y a mucha gente más», afirma con satisfacción.

El mismo sorteo de la ONCE otorgó otros dos premios de 100.000 euros a sendos cupones que fueron vendidos en el centro de Madrid y la localidad de Coslada. La lluvia de millones en los pueblos de la Ribera se trata del mayor premio repartido por el Cuponazo de la ONCE en la Comunitat Valenciana, con un total de 11.900.000 euros, después de que 80 vecinos de Silla resultaran agraciados con cerca de 10,9 millones de euros en enero de este año en el mismo sorteo.

Más

Fotos

Vídeos