Llombart cuestiona que quien no contribuya al sistema tenga los mismos derechos sanitarios

Manuel Llombart durante su etapa de conseller. / jesus montañana
Manuel Llombart durante su etapa de conseller. / jesus montañana

El presidente del IVO ve cada vez «más complicado» sostener el modelo actual si no se introducen cambios

A. CERVELLERA

El foro que organizó ayer FAES, la organización que dirige el expresidente José María Aznar, celebró una mesa redonda en la que se debatió sobre la situación actual del sector sanitario y sus retos de futuro. Un debate en el que Manuel Llombart, actual presidente del Instituto Valenciano de Oncología (IVO) y exconseller de Sanidad, cuestionó que aquellos que no contribuyan al sistema sanitario tengan los mismos derechos que los que sí aportan.

Llombart se pronunció en estos términos en un coloquio en el que también participaron el presidente del Instituto Valenciano de Infertilidad, IVI, José Remohí, y la politóloga y experta en Políticas Públicas Anne-Marie Reynaers. El exconseller admitió que está afirmación puede ser «dura» pero no por ello se tiene que dejar de plantear. El presidente del IVO recalcó así que no ve sostenible la sanidad universal, entendida como que «todas las personas» puedan beneficiarse de un sistema, independientemente de que aporten recursos al mismo o no. Por ello, abrió la puerta a la propuesta de que inmigrantes indocumentados o personas en situación irregular no puedan percibir los mismos servicios que el resto. Llombart también rechazó las «trampas» que consideró que realizan algunas autonomías como la Comunitat para asumir el coste de este copago y esquivar el decreto del Gobierno central.

El que fuera responsable de Sanidad durante el gobierno popular de Alberto Fabra defendió que cada vez es «más complicado» sostener el modelo actual ya que el aumento gasto sanitario va a ser siempre exponencial. Una teoría que avaló con el incremento del coste del sector respecto al resto de partidas, que cifró en un 17% en los últimos años. De esta forma, incidió en la necesidad de introducir cambios y «salir de fórmulas tradicionales». Para el exdirigente del PP «no se puede mantener el Estado de Bienestar» con una deuda permanente, algo que subrayó que está comenzando a ser una práctica habitual en España.

El exconseller considera que «no se puede sostener» el Estado de Bienestar con una deuda permanente

Las principales reformas por las que apostó Llombart fue la colaboración entre el sector público y el privado y el copago. También incidió en la necesidad de que tanto el ciudadano como el profesional sanitario se «conciencie» del elevado coste de estos servicios y del esfuerzo e inversión de recursos que supone. El presidente del IVO se decantó por «hacer política con los recursos disponibles» y establecer una serie de prioridades para conseguir hacer sostenible un sistema que comienza a dar signos de agotamiento. Además, insistió en que es necesario dejar de lado la ideología y establecer un debate basado solo en criterios económicos y sanitarios.

Las principales conclusiones expuestas por Llombart fueron respaldadas por Reynares, politóloga holandesa que en la actualidad realiza un estudio sobre las diferentes formas de gestionar la sanidad madrileña. En este punto Reynares resaltó las virtudes del introducir fórmulas de colaboración mixta y puso en duda la capacidad de la Administración para afrontar de manera individual todo el sistema.

Remohí, de forma similar que el resto de ponentes, siguió defendiendo la gestión privada, que consideró que se impone sobre la pública y abogó por ir complementando los servicios que ofrece en la actualidad la Administración. Un punto que señaló que ayudaría a solucionar un gasto sanitario que consideró que es excesivo. Además, quiso ensalzar el trabajo de investigación que realizan centros exclusivamente privados, aunque admitió que esto es más fácil en determinados sectores como el de la fertilidad.

Fotos

Vídeos