La línea a Zaragoza recupera el tráfico de mercancías y suma 30 trenes semanales

Uno de los trenes que circuló hasta 2015 por la línea de Teruel. / jesús montañana
Uno de los trenes que circuló hasta 2015 por la línea de Teruel. / jesús montañana

La supresión de varias limitaciones de velocidad y un nuevo sistema de comunicación reduce el trayecto tres horas

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

De tres hasta una treintena. Es el número de trenes a la semana que circulan por la línea ferroviaria que une Valencia y Zaragoza, actualmente inmersa en un plan de mejoras de 335 millones hasta 2021 anunciado por el Ministerio de Fomento tras las reivindicaciones de los empresarios y gobiernos de la Comunitat y de Aragón. Precisamente se cumplen ahora tres años de la firma de un acuerdo de las organizaciones empresariales de las dos autonomías para reclamar al Gobierno la modernización de la línea.

Fue el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, quien desveló el número de servicios hace unos días durante una visita a Teruel con el objetivo de reafirmar el compromiso de su ejecutivo con la conexión ferroviaria. Unos datos que confirman la recuperación del tráfico de mercancías tras haberse quedado reducido al mínimo por las deficiencias en la vía. De hecho, desapareció en 2015 y algunas operadoras optaron por realizar la ruta hasta el puerto de Valencia a través de Tarragona.

A finales del verano pasado, tras las actuaciones para suprimir hasta ocho limitaciones de velocidad entre Barracas y Teruel (algunas de ellas a 20 kilómetros por hora) y la instalación de un tramo del tren-tierra, ya se reactivó el tráfico de mercancías por la vía de Teruel y se logró habilitar un total de 15 surcos, es decir, 15 franjas horarias en las que pueden circular los convoyes de mercancías.

El proyecto de apartaderos para convoyes más largos ya está en fase de información pública

Actualmente, según los datos facilitados por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), hay 30 surcos abiertos tras la puesta en servicio al completo del tren-tierra, un sistema de comunicación pendiente desde 2007 y que permite circular en horario nocturno y con único maquinista. Mejoras a las que hay que sumar la reducción del tiempo de viaje para mercancías en tres horas, ya que de las 10 horas y 23 minutos se ha pasado a las 7 horas y 11 minutos, incluso menos si el trayecto es nocturno.

De esos 30 surcos fijos, diez corresponden al tráfico de vehículos y son operados por Comsa para la fábrica de Opel en Figueruelas. Otros nueve son de contenedores: seis de Continental Rail que realizan el trayecto Bilbao-Silla y otros tres de Renfe desde Fuente de San Luis a Zaragoza. Además, Logitren tiene asignados otra decena de surcos aunque todavía no han operado.

Además, figuran los surcos no regulares que opera Low Cost Rail, que circulan cuando los contenedores están completos. Según las mismas fuentes, pueden ser unos siete convoyes semanales.

Parte de la inversión para la modernización procede del convenio firmado entre Adif y el Puerto de Valencia, por el que este último aporta 53,6 millones. De ellos, 13,6 millones se destinarán a la construcción de siete apartaderos que permitirán el paso de trenes de mercancías de 750 metros de longitud. Se ejecutarán en Navajas, Barracas, Puebla de Valverde, Teruel, Ferreruela, Cariñena y Estivella-Albalat. Se trata de una actuación que ya está en fase de información pública, según una respuesta facilitada por el Gobierno a la comisión de Fomento del Congreso.

Entre las actuaciones pendientes que podrían licitarse antes de verano figura la supresión de las restricciones de carga por eje, que pasarían de 20 a 22,5 toneladas, mediante la actuación en 11 estructuras situadas entre Sagunto y Teruel. La inversión es de 1,3 millones y las obras durarán unos meses.

Fotos

Vídeos