El límite de velocidad a 30 kilómetros por hora se extiende al barrio de Sant Pau

La medida, que sólo afectaba al centro histórico del distrito de Campanar, coincide con una reordenación de señales y aparcamiento

I. DOMINGO

valencia. El Ayuntamiento de Valencia anunció ayer nuevas calles en las que se ha aplicado el límite de velocidad a 30 kilómetros por hora, vigente ya en varios zonas y núcleos históricos de la ciudad. Así, el barrio de Sant Pau, ubicado en el distrito de Campanar, cuenta desde esta semana con nueva señalización horizontal y vertical que restringe la velocidad de los vehículos.

Hasta el momento, la restricción sólo se había aplicado en el centro histórico de Campanar al igual que en los de Ruzafa, Patraix o Benimaclet. El objetivo, según detalló la concejalía de Movilidad, es «pacificar el tráfico en el distrito de Campanar y reducir así el exceso de velocidad».

Las calles de La Marina Alta, la Canal de Navarrés y el Camp de Morvedre, en el mencionado barrio de Sant Pau, son las que han englobado el grueso de las intervenciones del Consistorio. Así, por ejemplo, se han repintado todas estas calles, incluidos los pasos de peatones y el estacionamiento de motocicletas en los laterales, de forma que se mejora la visibilidad del cruce.

En La Canal de Navarrés se ha pintado la mediana de forma que los carriles tengan una amplitud más adecuada, «contribuyendo así a calmar» el tráfico de la zona», según informó la concejalía. De forma paralela, en la calle del Camp de Morvedre se ha llevado a cabo una actuación de reordenación del estacionamiento, alternando las zonas de cordón y batería.

Semáforos en ámbar

Por otro lado, el concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento Narciso Estellés ha presentado una iniciativa a la comisión de Desarrollo Urbano, que tendrá lugar mañana, sobre la retirada de los semáforos ilegales peatonales en ámbar de las calles Chiva, Pintor Maella y Maestro Guerrero y su sustitución por semáforos homologados conforme al Reglamento de Circulación.

«Si lo que Grezzi pretende es reforzar la seguridad en puntos estratégicos de la ciudad, algo en lo que estamos de acuerdo, que lo haga con semáforos conformes al reglamento», señaló ayer. A su juicio, «lo que no puede hacer Grezzi es copiar semáforos de otros países o soñarlos, y cual dictador colocarlos a su antojo por la ciudad».

Las medidas de pacificación en Campanar y los semáforos en ámbar no son las únicas actuaciones emprendidas por Movilidad en las últimas semana. Hace unos días borraba el carril bus de la gran vía Marqués del Turia para suprimir la autorización que permitía a las motocicletas y ciclomotores circular por este espacio reservado.

Fotos

Vídeos