La ley para disparar castillos cerca del monte continúa sin aprobarse a las puertas de Fallas

Llamas y humo por el incendio forestal que se declaró el lunes en la montaña de Cullera, ya extinguido. / LP
Llamas y humo por el incendio forestal que se declaró el lunes en la montaña de Cullera, ya extinguido. / LP

El Consell anunció hace un año que eliminaría la prohibición a menos de 500 metros pero los pirotécnicos siguen sin noticias del cambio legal

J. A. MARRAHÍValencia

A poco más de un mes para que lleguen las Fallas, los pirotécnicos siguen a la espera de un crucial cambio normativo que, según mantienen, «todavía no ha entrado en vigor». Así lo confirmó este martes Guillermo Rodríguez Bronchú, responsable de Piroval, la Asociación de Fabricantes Pirotécnicos de la Comunitat Valenciana. Se trata de la aprobación del decreto que abre la puerta a disparar fuegos artificiales a menos de 500 metros de zonas forestales, una modificación de la Ley Forestal que anunció la Conselleria de Medio Ambiente hace más de un año y que, por el momento, es solo un borrador pendiente de aprobación.

La distancia, actualmente en vigor de manera categórica y sin excepciones, se concibió para proteger zonas forestales ante el riesgo de incendios por lanzamiento de artificios aéreos en castillos y mascletaes. Pero el sector pirotécnico siempre la ha tildado de «arbitraria y exagerada en la mayoría de los casos».

Llevan años demandando que las distancias de seguridad en estos festejos se marquen en función del riesgo concreto de incendio de cada jornada. «No es lo mismo», opina Rodríguez, «un día de fuertes vientos de poniente que uno en el que el aire está en calma». También influye la potencia, altura y cantidad del material pirotécnico que se dispare en cada caso.

Ante esta inquietud y la imposibilidad de celebrar castillos en muchas zonas y pueblos próximos a terrenos forestales, la Conselleria de Medio Ambiente abrió, en noviembre de 2016, la posibilidad de un cambio normativo. Dicho cambio se tradujo en un borrador que, a grandes rasgos, concilia los intereses de los pirotécnicos con la protección del monte. La Generalitat acepta romper la prohibición general de los 500 metros bajo estrictos controles de las zonas de disparo y una serie de limitaciones para los días, épocas del año y zonas con mayor riesgo de incendio forestal.

El pasado mes de julio, la directora general de Medio Ambiente, Delia Álvarez, estimó que la modificación legal podría entrar en vigor a finales de 2017. Sin embargo, cuando ya casi pasa un mes del nuevo año y las fiestas falleras se acercan, desde Piroval no tienen «ninguna noticia».

Y es que, según Rodríguez Bronchú, «está en juego la legalidad de lanzamientos de castillos o mascletaes con fuego aéreo en algunas zonas como Campanar». Según detalla, «no sólo se considera terreno forestal el monte puro y duro con arbolado, también las proximidades del parque de Cabecera y el parque fluvial del Turia y hasta la playa».

El incendio forestal que el lunes se declaró en Cullera trajo a la memoria de los vecinos el causado por el lanzamiento de un castillo en abril de 2014. Acabó con una condena a prisión del exalcalde Ernesto Sanjuán. El nuevo fuego en la ladera de la localidad, ya extinguido tras causar varios desalojos, no guarda relación con fuegos artificiales. La Guardia Civil y Medio Ambiente han abierto una investigación para aclarar el origen. Por el momento no hay detenidos ni investigados en relación al siniestro.

Fotos

Vídeos