La jueza del metro desoye al fiscal y prorroga cuatro meses la instrucción

Un hombre coloca flores en recuerdo de las víctimas. / efe
Un hombre coloca flores en recuerdo de las víctimas. / efe

El ministerio público pidió alargar tres años la investigación y el juzgado prolonga el caso para interrogar a los imputados y si éstos piden nuevas pruebas

A. CHECA

valencia. La instrucción del accidente del metro en Valencia alzanzará su fin coincidiendo con el verano. La titular del juzgado de instrucción número 21 de la capital ha ordenado prorrogar cuatro meses la indagación judicial del caso, que llegaba procesalmente a su fin este marzo, como consta en un auto notificado ayer a las partes y difundido por el Tribunal Superior de Justicia. La medida supone que la magistrado escucha en parte la petición del fiscal de prolongar esta fase, pero sólo en una mínima parte, pues la acusación pública pidió que se prorrogara hasta tres años.

«Teniendo en cuenta el contenido del auto dictado por la Audiencia Provincial, en cuanto que se infiere del mismo que la instrucción ya está finalizada y ha alcanzado su finalidad, esta juzgadora entiende suficiente prorrogar la instrucción por un plazo de cuatro meses, por si a la vista de las declaraciones de los investigados, estos, en aras al ejercicio del derecho de defensa entendiesen imprescindible la práctica de alguna diligencia», es el párrafo clave de la resolución en el que la jueza Nieves Molina determina el devenir de la instrucción, en un auto contra el que no cabe recurso alguno.

El próximo paso tras la reapertura del caso ordenada a finales de febrero por la Audiencia será la declaración el próximo lunes de los cinco exdirectivos de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) que todavía no han comparecido como investigados, entre ellos la que fuera gerente, Marisa Gracia.

Junto a Gracia acudirán el que fuera responsable de la auditoría para la seguridad y circulación, Juan José Gimeno; el exdirector de Operaciones, Manuel Sansano; el ex jefe de Talleres, Luis Miguel Domingo; y el exjefe de la Línea 1, Sebastián Argente. Como ya avanzó LAS PROVINCIAS, la intención de los imputados es contestar sólo a las preguntas de sus letrados, y no hacerlo con los interrogantes de fiscalía o las acusaciones particulares. Después, si no se piden nuevas pruebas, el caso se encaminará a la apertura de juicio.

Fotos

Vídeos