El juez deja en libertad al acusado de reclutar yihadistas para el Daesh

REDACCIÓN/EP

madrid. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz dejó ayer en libertad con medidas cautelares, a petición de la Fiscalía, a Mohamed A., el marroquí detenido el pasado lunes en Sagunto por su presunta integración en el aparato de captación del grupo terrorista Estado Islámico (también conocido como DAESH). El individuo estaba acusado de captar a compatriotas para cometer matanzas, entre ellos un joven de 26 años del municipio valenciano que protagonizó un atentado suicida que costó la vida a 33 soldados en Irak.

Tras la comparecencia del sospechoso ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, el fiscal solicitó para él libertad con comparecencias semanales en el juzgado, retirada de pasaporte y prohibición de salir del territorio nacional, a lo que el magistrado ha accedido, según fuentes jurídicas.

La investigación contra el detenido por presunta integración en el Estado Islámico continuará por tanto en la Audiencia Nacional. Pero, además, los investigadores han encontrado archivos pedófilos en el ordenador del sospechoso, por lo que el juez Pedraz ha enviado esta documentación a los juzgados de Sagunto para esclarecer los hechos.

El investigado es un hombre de 47 años de nacionalidad marroquí que estaba en situación irregular en España. Según el Ministerio del Interior, habría sido el principal responsable de reclutar y enviar a Irak en noviembre de 2014 a un joven marroquí, de 26 años, que residía con su familia en Sagunto y que cometió un atentado terrorista suicida que costó la vida a 33 soldados iraquíes y causó decenas de heridos con un camión lleno de explosivos. Después, habría continuado con su labor de captación y adoctrinamiento a personas de su entorno, con quienes se reunía bajo estrictas medidas de seguridad y habría actuado como referente de ellos en internet, aleccionándoles no sólo en el acceso a los contenidos más reservados del Estado Islámico, sino también en eliminar toda pista en la red que pueda implicar ser detectados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, según fuentes del caso.

Así pues, las investigaciones concluyeron que el detenido habría actuado como instigador de un grupo de personas a quienes ofrecía su vivienda para llevar cabo reuniones en las que visionaban material de carácter radical además de facilitarles rutas de acceso a contenidos del DAESH e instrucciones para eliminar cualquier rastro informático que representase un riesgo.

Fotos

Vídeos