Juan Roig: «Como español estoy preocupado y asustado por la situación»

Los empresarios piden a los politicos entendimiento y diálogo para conseguir una solución al problema

I. DOMINGO MADRID.

El empresario y presidente de Mercadona, Juan Roig, no dudó ayer en confesar que «como español y como persona estoy preocupado y asustado» por la situación política en Cataluña tras el referéndum ilegal celebrado el pasado domingo. A su juicio, es «un gravísimo problema» para España que, además, es necesario «reconocerlo». Roig, que fue uno de los asistentes más esperados en la jornada reivindicativa del corredor, resaltó que los empresarios lo que quieren es «tranquilidad» para sacar adelante sus empresas y generar riqueza.

Un punto en el que llegó la petición a los dirigentes. «Los políticos, que es su trabajo, tienen que solucionar este problema con el diálogo y en el entendimiento», aseguró Roig, que insistió en encontrar una solución para el problema de Cataluña. «España es un país muy grande y bueno, compuesto por muchas regiones y nosotros nos queremos entre todos los españoles. Tenemos alguna divergencia que, mediante el diálogo, se tendría que solucionar», reflexionó.

El empresario no quiso abundar más el tema ya que, según reconoció, «yo sé de economía y cuando hablo de política suelo meter la pata». No obstante, sí que quiso resaltar la trascendencia de una infraestructura como el corredor mediterráneo para toda España, recordando que la estructura radial puede convivir con la circular.

Precisamente la palabra diálogo fue una de las más repetidas por los empresarios presentes en el pabellón de Ifema. Así, el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, ya por la mañana, en el trayecto hacia Madrid, pidió «tranquilidad, sosiego y diálogo» tanto al Gobierno central como al Ejecutivo catalán de Carles Puigdemont porque, a su juicio, lo que no puede ser es que «uno intente dialogar y el otro no quiera». No obstante, puntualizó que ese diálogo se debe de producir «con legalidad».»Desde el punto de vista empresarial, señalar que hay que cumplir la legalidad. No queda bien que los empresarios nos saltemos la legalidad».

Y el presidente de Cámaras de Comercio de España, José Luis Bonet, aseguró que miran a Cataluña «con preocupación» por las consecuencias que pueda tener sobre esta autonomía, España y Europa. Además, remarcó que «puede frenar el proceso positivo de la economía española» y suponer un «parón de las inversiones».

Fotos

Vídeos