El jefe de bomberos asegura que hay «mucho combustible que es inflamable»

Medios aéreos trabajando en las labores de extinción de incendio, en las cercanías de Altura.
Medios aéreos trabajando en las labores de extinción de incendio, en las cercanías de Altura. / j. monzó

Reclama mayor prevención durante el invierno y exige mejores accesos para atacar el fuego con garantías

J. BATISTA ALTURA.

Los profesionales que trabajan sobre el terreno también dieron su opinión sobre el escenario que se encontraron en la Sierra Calderona. «El monte no estaba en las mejores condiciones», decía ayer Andrés Balfagó, jefe de Operaciones del Consorcio Provincial de Bomberos de Castellón y responsable del Puesto de Mando Avanzado en la noche del jueves al viernes. Preguntado por lo que se habían encontrado los profesionales, destacó que había «mucho combustible muerto que es fácilmente inflamable», lo que se combinó con el elevado estrés acumulado por la vegetación tras varios días con vientos de poniente, lo que facilitó su ignición.

«Los bomberos en este aspecto somos reivindicativos, y pedimos dos cosas fundamentalmente: trabajar en la prevención durante el invierno y tener acceso para poder llegar con nuestros vehículos hasta los frentes y puntos de incendio. Sin trabajar el monte, sin medidas de prevención adecuadas y sin accesos se complican las tareas de extinción», relató por la mañana a preguntas de los periodistas poco antes de su periodo de descanso.

Hay que recordar que desde plataformas y organizaciones forestales ya se había advertido en las semanas previas de que las tareas de limpieza de vegetación muerta o seca no se habían realizado en tiempo y forma, lo que redundaría en complicaciones en caso de incendio. La crítica audiovisual del bombero Manolo Mallol sirvió por su parte para amplificar la denuncia.

En la polémica también han terciado los pesos pesados de la política valenciana. El delegado del Gobierno Juan Carlos Moragues señaló en su visita al Puesto de Mando Avanzado que «es una realidad que existe mucha carga combustible, mucha sequedad», y que los montes están «sucios», y añadió que «los incendios se apagan en invierno», en el sentido de que «hay que hacer un esfuerzo de limpieza y para facilitar la accesibilidad».

También recordó que se trata de una competencia de la Generalitat, y aunque rechazó valorar si ha existido falta de previsión, sí dijo que «cualquier esfuerzo es poco» y que se tiene que trabajar con más intensidad «en la línea de la limpieza».

Por su parte, el presidente Ximo Puig alegó que «el concepto de limpieza es en sí mismo complejo porque el sotobosque tiene una realidad ecológica natural, y los bosques no pueden ser un jardín». También defendió que tratan de mejorar la accesibilidad y abogó por ser cada vez «más contundentes en la medida que podamos invertir lo suficiente» en prevención. Además destacó que se dispone «de todos los medios que podemos en cuanto a prevención porque durante años ha habido recortes masivos y se nota especialmente en la accesibilidad».

En el mismo sentido se pronunció el secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático, Julià Álvaro, en una entrevista concedida a Telecinco. «No se debe confundir la suciedad, árboles o troncos que se tienen que retirar, con sotobosque y matorrales, que forman parte del bosque mediterráneo, sirven para mantener la humedad y ayudan en la gestión del bosque. No podemos convertirlos en parques forestales limpios donde no hay riesgo alguno, porque lo hay siempre. Lo importante es hacer una buena gestión», explicó.

Fotos

Vídeos