El IVO tratará a los pacientes de cáncer si Sanidad no se pronuncia en tres días

Concentración de pacientes y familiares en la puerta del edificio central del IVO. / juanjo monzó
Concentración de pacientes y familiares en la puerta del edificio central del IVO. / juanjo monzó

La fundación se encargará de remitir a la conselleria las peticiones que reciba de los enfermos para ser atendidos

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

La fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO) tratará a los pacientes de cáncer que soliciten atención en sus instalaciones si la Conselleria de Sanidad en un plazo de tres días no responde de forma expresa a la solicitud del paciente a ser tratado en el centro. Es la respuesta que el instituto médico empezó a aplicar ayer ante un escenario de «demoras injustificadas» e «incertidumbre en los pacientes», tal como dio a conocer la fundación a través de un comunicado en el que asegura que se «está incumpliendo» el acuerdo que el pasado octubre alcanzaron el instituto médico y la Conselleria de Sanidad en el marco de la acción concertada con entidades sin ánimo de lucro.

El IVO puso ayer en conocimiento de la Conselleria de Sanidad que a partir de ahora -empezó a aplicar la medida ayer- se encargará directamente de gestionar las peticiones de aquellas personas que llamen a su puerta solicitando tratamiento «para facilitar la vía de acceso rápido a los pacientes con sospecha oncológica acreditada».

El procedimiento que se seguirá pasa por la recepción de las solicitudes de pacientes y su remisión, a diario, a la Conselleria de Sanidad a través de registro de entrada. A partir de la fecha de entrada, la fundación «entenderá estimadas todas aquellas solicitudes respecto de las que no haya recibido de forma expresa y fehaciente resolución desestimatoria dentro de los tres días siguientes a su presentación». La consecuencia que se derivará de ello es que a las personas que presentaron la solicitud, el IVO les ofrecerá «asistencia sanitaria integral».

Falta de comunicación

La decisión se ha adoptado, tal como expone la fundación, tras observar que en «muchos casos la conselleria no está comunicando a la fundación IVO de forma expresa y fehaciente las resoluciones favorables o denegatorias». Pero, además, lamentan que en otros casos lo que ocurre es que la comunicación llega desde el departamento autonómico cuando ha transcurrido «un plazo superior al de tres días».

En sus críticas, el centro especializado en tratamiento del cáncer asegura que se está «incumpliendo» la instrucción del 6 de octubre que, según señalan, fija que los pacientes pueden presentar las solicitudes de admisión en la fundación, pues la Conselleria condiciona la tramitación de las solicitudes a que el paciente «las presente en el consultorio de Tendetes, pese a no ser un registro habilitado para aceptar instancias». Además consideran que la tramitación y gestión de las solicitudes de acceso a la acción concertada se está produciendo de manera «opaca», sin que el IVO pueda conocer la situación de cada expediente. La situación, afirma, sitúa al centro y, sobre todo, a los enfermos de cáncer, «en una suerte de 'limbo' de duración indeterminada, que genera más incertidumbre a una situación ya de por sí complicada para el paciente».

La posición de Sanidad

La Conselleria de Sanidad recordó ayer que junto con el IVO cuentan con una nueva relación, bajo el modelo normativo de acción concertada para la prestación asistencial integral oncológica, acordada por ambas partes. El acuerdo permite mantener la actividad asistencial que prestaba el IVO a pacientes oncológicos de la red pública valenciana bajo este nuevo marco de colaboración.

La nueva fórmula, como apuntaron desde el departamento autonómico ayer, «da cobertura a todos los pacientes que estaban siendo tratados por el IVO y permite el acceso de nuevos pacientes a través de la derivación por parte de la red pública valenciana».

A todo ello añadieron que la acción en el actual escenario en el que se desenvuelve la relación entre las dos partes desde el 1 de noviembre «se está desarrollando con total normalidad de acuerdo con los procedimientos previstos en el nuevo modelo de acción concertada, que contempla una atención rápida y de la mayor calidad para los pacientes oncológicos».

El acuerdo entre las dos partes comporta que la conselleria abonará al Instituto Valenciano de Oncología (IVO) 161.340.000 euros durante los próximos tres años por atender a los pacientes con cáncer que se remitan desde los diferentes departamentos de salud. El objeto del acuerdo, al como se publicó en su momento en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana, responde a la prestación del servicio de asistencia sanitaria integral de los pacientes con problemas oncológicos, en todas o en cualquiera de sus fases, desde la confirmación diagnóstica hasta el final de la asistencia.

Descenso de derivaciones al centro médico en el primer mes del acuerdo

El número de enfermos de cáncer atendidos en la fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO) han disminuido a la mitad desde la firma del acuerdo con la Conselleria de Sanidad, según los datos que facilitó el centro de Campanar al cierre de noviembre y con respecto al mismo mes de 2016.

Mientras en el mencionado mes del año pasado el instituto médico atendió a 340 pacientes -89 remitidos de centros públicos-, el mes pasado fueron, según los datos facilitados por el IVO. Además, apuntaron que sólo 55 de las 133 personas que en noviembre acudieron a esta entidad para ser tratadas recibieron la autorización de Sanidad. Puntualizaron que de los 173 enfermos que llegaron en ese periodo, 118 llegaron derivados por los facultativos de la red sanitaria pública.

Se da la circunstancia de que el 85% de estos casos «requerían tratamientos de radioterapia y dermatología», lo que significa, según el IVO, que el paciente llega al instituto médico «sólo para recibir radioterapia y sigue su tratamiento en su centro de referencia dermatología, en general patologías poco complejas».

El convenio que ahora rige la relación entre Sanidad y la fundación se firmó el 1 de octubre tras semanas de tensión y diferencias entre las partes, que llevaron incluso a la intervención del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en las conversaciones.

La principal fuente de diferencias se encontraba en el modo de derivar pacientes con la mirada puesta en garantizar la libertad de elección de los pacientes. Tras superar las dificultades se firmó el convenio.

Lo acordado empezó a aplicarse un mes después, el 1 de noviembre. Pronto, desde el entorno del instituto especializado en tratamiento de cáncer, apuntaron que les llamaba la atención no sólo el bajo índice de aceptaciones, también la caída en las solicitudes.

Fotos

Vídeos