Investigadores de la Politècnica de Valencia logran reducir el consumo en motores diésel

Pedro Piqueras, José Ramón Serrano y Antonio García. / efe
Pedro Piqueras, José Ramón Serrano y Antonio García. / efe

La tecnología de José Ramón Serrano, Pedro Piqueras y Antonio García facilitaría la venta de motores de combustión limpia de baja temperatura

EFE

valencia. Una nueva tecnología patentada por la Universitat Politècnica de València (UPV) permite que se reduzcan las emisiones contaminantes y que se disminuya hasta un 10 % el consumo de combustible convencional en los motores diesel de encendido por compresión.

Investigadores del Instituto CMT-Motores Térmicos de la UPV han diseñado este nuevo sistema, cuya clave reside en la incorporación de una nueva tecnología que es capaz de recuperar la energía de los gases de escape recirculados (EGR) del motor.

Con este nuevo sistema se reducen las emisiones contaminantes de los motores y los investigadores se anticipan así a las futuras normativas en esta materia, que serán más exigentes. Actualmente no existen sistemas de recuperación de energía de los gases de escape recirculados (EGR-ERS) que compatibilicen la limpieza del motor con la eficiencia energética, explica a EFE el investigador José Ramón Serrano.

Se reduce tanto monóxido de carbono como hidrocarburos sin quemar óxidos de nitrógeno

Según destaca, estos gases son una tecnología muy utilizada en los motores actuales y lo serán aún más en las combustiones avanzadas que se están desarrollando para los motores del futuro, con lo que aprovechar su energía entraña una ventaja notable para el rendimiento y consumo de los mismos.

«El sistema desarrollado permite además reducir tanto monóxido de carbono como hidrocarburos sin quemar óxidos de nitrógeno y partículas, adecuándose así a la normativa Euro6 actual y a la futura regulación, que será más restrictiva», añade Serrano.

En su trabajo, los investigadores proponen la localización del sistema de postratamiento de monóxido de carbono e hidrocarburos sin quemar y además, determinan la distribución de las líneas de escape y admisión, con un uso innovador de los turbogrupos.

Como indica el investigador del CTM-Motores Térmicos de la UPV Pedro Piqueras, el resultado es que «se optimiza la recuperación de energía de la línea de escape para maximizar la reducción de consumo y minimizar las emisiones contaminantes».

La tecnología desarrollada por los investigadores de la UPV permite superar esas trabas, lo que facilitaría a las empresas comercializar motores de combustión limpia de baja temperatura de forma sencilla.

Fotos

Vídeos