Un inusual anticiclón deja las temperaturas al borde de los 30 grados

EP VALENCIA.

Varias localidades de la provincia de Valencia, como Llíria o Manises, se acercaron ayer a los 30 grados de máximas en un último fin de semana de octubre anormalmente caluroso y seco por las altas presiones. Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en Castellónde la Plana se llegó a los 27,8 grados, ligeramente por encima de los 27,7 alcanzados en los termómetros de Utiel y Vinaròs. Valencia y Ontinyent rebasaron los 27,4 grados, mientras que la capital alicantina se quedó por debajo con hasta 25,9 grados a primera hora de la tarde.

La causa principal de este tiempo tan seco y cálido, anormal para el final de octubre y el ecuador del otoño, es la potencia inusual del anticiclón y la persistencia de las altas presiones sobre la Península, explica Aemet. De hecho, la presión al nivel del mar está aproximadamente cinco hectopascales (hPa) por encima de la media del mes de octubre. Se trata de la más alta registrada en los últimos 30 años, desde 1983. La jornada también estuvo marcada por las fuertes rachas de viento en la provincia de Castellón, con hasta 71 kilómetros por hora en Fredes, 50 en Vilafranca y 48 en Morella.

Para hoy, la Agencia de Meteorología prevé cielos poco nubosos o despejados en la mayoría de la región y precipitaciones débiles en el litoral de la provincia de Alicante. Las temperaturas mínimas se mantendrán con pocos cambios y las máximas altas de las últimas jornadas irán en descenso notable: hasta 25 grados en Castellón de la Plana y Alicante capital y 24 en Valencia. Continuará el viento en el interior.

Fotos

Vídeos