Internos de Carlet defienden la atención ante las críticas

D. GUINDO VALENCIA.

Francisco José Lozano, el hijo de la usuaria de la residencia de Carlet que el pasado sábado puso una denuncia por falta de atención a su madre, lamenta que, en toda la semana, no ha obtenido ninguna respuesta de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. Eso sí, desde el lunes su progenitora se encuentra en la zona de agudos de la residencia controlada por una enfermera prácticamente todo el día. «Si no hubiese presentado la denuncia, mi madre estaría donde me la encontré», en referencia a que tuvo que buscar al personal tras hallarla desatendida.

Por contra, el Consejo de Usuarios del centro remitió una carta a este diario donde defienden la atención recibida y apuntan que, si Francisco José hubiese tocado un timbre de urgencias, habría sido atendido de inmediato por personal del centro. Apuntan que la plantilla, aunque tenga «fallos momentáneos, nos tratan con total dedicación». Añaden que Carlet se trata de una residencia «compleja y con problemas», pero de la que «nadie se quiere ir».

Fotos

Vídeos