Interior refuerza los grupos antiterroristas y hará controles exprés en la Comunitat

Control de la Policía Nacional en la ciudad de Valencia. / Juan Carlos Cardenas/EFE
Control de la Policía Nacional en la ciudad de Valencia. / Juan Carlos Cardenas/EFE

Más infiltrados en concentraciones y contactos con la comunidad árabe, claves tras el atentado de Barcelona

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

La irrupción del terrorismo yihadista en sustitución del de ETA supuso una obligada revolución en la forma de trabajar de las brigadas de Información de la Policía Nacional y la Guardia Civil. La comisión de atentados indiscriminados con medios no sofisticados supuso un reto al que los especialistas de la lucha antiterrorista se adaptan a la carrera tras los últimos ataques en París, Londres, Niza y Barcelona. «Hemos tenido que cambiar nuestra forma de actuar. Y nos hemos reforzado considerablemente», subraya un responsable de la coordinación policial en la Comunitat.

«Hemos tenido que cambiar nuestra forma de actuar», reconoce un mando antiterrorista

El aumento de efectivos en las brigadas de Información no es una excepción en la región. Los agentes de los grupos destinados a prever y combatir el fenómeno yihadista se han incrementado tras los atentados en Cataluña, como confirmaron fuentes de Interior. El principal objetivo de este refuerzo (que puede suponer mermar otras áreas de seguridad ciudadana, pues lo que se hace es derivar agentes de otras áreas) es aumentar la vigilancia en grandes eventos. Las Fallas, el Maratón de Valencia o los partidos de fútbol de los clubes de primera división en la Comunitat son algunos de los escenarios en los que la presencia de agentes uniformados y de paisano será mayor, como ya anunció esta semana la Delegación del Gobierno tras la Junta Local de Seguridad.

Pero estas no son las únicas novedades del renovado plan de seguridad antiterrorista. Sobre todo en las grandes ciudades, las Unidades de Intervención Policial de la Policía Nacional apostarán por aumentar los llamados controles exprés. O lo que es lo mismo: dispositivos de control de vehículos en la vía pública más cortos y con mayor capacidad de desplegarse en un mismo día en varios puntos de la capital. El objetivo, hacer más controles, de menor tiempo y cubrir así una zona más amplia de casco urbano.

Los controles de menor duración y más repetidos buscan cubrir más zonas de la ciudad

Otra de las técnicas que se van a impulsar es el aumento de los agentes de paisano 'infiltrados' en las grandes concentraciones. Castillos o mascletàs de Fallas, festivales musicales o grandes eventos deportivos contarán con más policías camuflados para detectar a individuos o vehículos sospechosos.

Combatir la xenofobia

Por mucho que varíen las técnicas, la base de la lucha antiterrorista sigue siendo la información. Los especialistas de Policía Nacional y Guardia Civil de la Comunitat tienen la directriz de Interior de aumentar los contactos y fuentes con la comunidad árabe de la Comunitat. Con ello no sólo se pretende tener más datos ante posibles radicalizaciones o sospechas entre individuos musulmanes, sino también evitar brotes de xenofobia o racismo hacia la comunidad árabe.

Como ya adelantó ayer LAS PROVINCIAS, una veintena de 'puntos sensibles' de la ciudad de Valencia se blindarán como medida de seguridad tras los ataques yihadistas de Las Ramblas y el paseo marítimo de Cambrils. Más protección estática (bolardos, maceteros, barreras abatibles...) y una mayor presencia policial se ha fijado en el plan de seguridad antiyihadista desplegado para la capital. Calles con gran afluencia de peatones, zonas comerciales o de especial atracción turística recibirán el principal blindaje.

El Ayuntamiento de Valencia ya ha desplegado en la ciudad más de 100 bolardos o maceteros para impedir la irrupción de vehículos en vías con nutrida presencia de personas, según indicaron las citadas fuentes.

Más

Fotos

Vídeos