Más de 400 interinos se verán afectados por la exigencia del título de valenciano

UGT rechaza el nuevo requisito y pedirá cambios en la normativa para evitar despidos de profesionales

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La nueva exigencia del título de valenciano para los docentes de régimen Especial, que se regulará en una orden que hoy se presenta a los sindicatos, afectará especialmente a la mitad de los interinos de estos cuerpos, según los datos que ayer facilitó la Federación de Servicios Públicos de UGT PV, donde se integra el área de Enseñanza. De los 969 profesionales que ocupan vacantes de un año, 440 carecen del requisito en base a la información facilitada por la conselleria el pasado mes de mayo. Es decir, el 45%. Eso sí, en algunos cuerpos, como el de maestros de taller de Artes Plásticas y Diseño, el porcentaje se eleva al 79%, pues 15 de los 19 no tienen la capacitación. El sindicato se mostró muy crítico con la exigencia e hizo un llamamiento al profesorado para concentrarse hoy en la sede de Campanar.

Como informó LAS PROVINCIAS el sábado, la nueva normativa supone que todos los profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas, Música y Artes Escénicas y Artes Plásticas y Diseño deberán contar con el citado requisito en un plazo no superior a cuatro años tras su entrada en vigor. En caso contrario, los funcionarios de carrera podrán mantener su puesto pero si quieren trasladarse a otra plaza sólo podrán hacerlo a centros de predominio castellanohablante.

Peor lo tendrán los interinos. Mientras dure la moratoria sólo podrán optar a puestos de las citadas zonas, y una vez terminado el periodo transitorio si no cumplen el requisito serán expulsados de la bolsa. Esta es una de las líneas rojas que el sindicato se niega a aceptar, según se desprende del comunicado de ayer, que recuerda los problemas derivados del fin de la moratoria que afectó al profesorado de Secundaria. «UGT no puede aceptar que esta situación se agrave con esta segunda orden, que penaliza aún más si cabe al profesorado valenciano», señala. «La catalogación de puestos con el requisito lingüístico no puede servir para despedir a trabajadores o sustituirlos por otros», añade, antes de apostar por un sistema «de incentivación económica y profesional» para aquellos que dispongan de los títulos.

La organización reclamará a Educación la readmisión de los docentes ya afectados por esta exigencia, una moratoria sin limitaciones, la no expulsión de las bolsas, excepciones para los profesores veteranos y un plan formativo que facilite la obtención de las titulaciones.

Fotos

Vídeos