Los interinos sin valenciano alertan de que 2.000 docentes se han ido al paro

Mari Carmen Sánchez, portavoz de Ciudadanos, hablando con interinos sin los títulos de valenciano tras la reunión. / jesús signes
Mari Carmen Sánchez, portavoz de Ciudadanos, hablando con interinos sin los títulos de valenciano tras la reunión. / jesús signes

Los afectados han presentado centenares de procesos judiciales y no descartan manifestarse para presionar a la conselleria

J. BATISTA VALENCIA.

El edificio de los grupos parlamentarios de Les Corts reunió ayer a setenta profesores interinos afectados por el requisito lingüístico, esto es, los que se han quedado sin trabajo este curso por no disponer del título de valenciano necesario (C1) y del Certificado de Capacitación. El encuentro fue promovido por Ciudadanos, que ha presentado una proposición no de ley (PNL) que insta a la conselleria a facilitarles una salida, y sirvió para poner en común situaciones personales y para hablar de medidas de presión. Se informó de que se han presentado centenares de recursos por la vía de lo social a título individual, mientras que la Plataforma MSTB, que mostró su apoyo a los afectados, no descarta movilizaciones.

Todo se remonta a 2013, cuando el PP aprobó la exigencia de estas titulaciones al profesorado, fijando una moratoria en su aplicación que terminó en verano. Según fuentes de la plataforma de afectados, han perdido su trabajo unos dos mil docentes, contando tanto los que optaban a plazas vacantes (las que duran un curso) como los que hacían sustituciones para cubrir bajas de todo tipo. Desde la Conselleria de Educación rebajaron la cifra a medio millar y defendieron que se ha impulsado un nuevo plan de formación para facilitarles el acceso a los títulos necesarios. También insistieron en que no despiden a nadie, pues en cuanto los consigan recuperarán su puesto en bolsa.

Desde la plataforma de afectados, por contra, defienden que la oferta formativa durante estos años han sido «muy pobre» y en muchos casos inaccesible para docentes que trabajaban en municipios pequeños, antes de alertar de que en la mayoría de los casos son profesores veteranos en cuya formación inicial no existió el valenciano, lo que dificulta alcanzar el nivel exigido.

«Se están tirando por la borda los años de experiencia que acumulan», defendió la síndica de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, que se refirió a casos con más de 30 años de servicios prestados. En la PNL se plantea que puedan seguir dando clase en zonas castellanohablantes, como con los funcionarios de carrera sin los títulos citados, y que tengan preferencia para acceder a las plazas de difícil cobertura, las que no se asignan por la vía ordinaria. La diputada Merche Ventura recordó que en estos casos ni siquiera se exige estar en la bolsa y prima el orden de presentación de la solicitud (el más rápido) sobre otros requisitos. Por su parte, la diputada nacional Marta Martín reclamó que en los procesos selectivos el valenciano sea mérito y no requisito.

Vicente Beltrán Profesor

«Docentes nuevos desplazan a otros con experiencia»

OEste profesor técnico de Electricidad ha estado ocho años en las aulas. Dos antes de su edad de jubilación se quedó fuera del sistema por el requisito lingüístico. «Soy valencianoparlante y puedo dar una clase, pero no tengo la capacitación. Lo he intentado varias veces pero no lo he conseguido» explica. «Con la nueva norma hay casos de profesores sin experiencia práctica que han desplazado a otros con 15 años de práctica laboral en empresas y años de experiencia docente», lamenta.

Luis Vicente Mateo Maestro

«No me he formado por falta de tiempo, no de interés»

OMaestro de Primaria y alcalde de Beniferri, trabajó diez años en el sector privado y durante 25 en la red pública, como interino. Daba clases de castellano. «El espíritu de la orden no se está cumpliendo. A los funcionarios de carrera no los han desplazado, ni al profesorado de Religión. Y tampoco se exige en la concertada. Debido a mi cargo y mi trabajo no he tenido tiempo para formarme. No ha sido por falta de interés», señala, antes de defender la reincorporación a los centros, «donde los propios profesores de valenciano podrían formarnos», dice.

Fernando Sáez Profesor

«Con 55 años mi inserción laboral es complicada»

OEspecialista en Formación y Orientación Laboral con casi 23 años de servicios prestados. Se ha apuntado a bolsas de trabajo de otras comunidades y a procesos selectivos para administraciones locales. «No puedo quedarme parado, soy plenamente consciente de que con 55 años mi inserción laboral es complicada», añade. «Cuando estudié no había valenciano. Y hay informes técnicos que dicen que a una determinada edad es más difícil aprender idiomas, lo hemos vivido muchos», destaca, antes de pedir que se aprovechen horas complementarias o el mes de julio para formarles en los centros.

Carmen Peinado Profesora

«Me han echado a perder la jubilación»

OAcumula 29 años de experiencia en enseñanzas técnicas. «Hay que cuidar a los trabajadores con más de 55 años, pero a mi con 62 me han echado a perder mi jubilación y estoy pagando una hipoteca. Tengo la suerte de que me apoyen mis hijos. Ahora piden valenciano, inglés y que apruebes la oposición... Han querido machacarnos», lamenta.

Más

Fotos

Vídeos