«Insultaba, sacaba el cuchillo... Nos sentimos aterrorizados»

Celeste Vergara, vecina. / M. M.
Celeste Vergara, vecina. / M. M.

J. A. M. REQUENA.

Los vecinos de la calle Vendimia y sus alrededores se reponían ayer tras la larga y tensa mañana del miércoles. «Insultaba, sacaba el cuchillo... Nos sentimos aterrorizados», confesó Mercedes Ochando, de 44 años, directora del centro ocupacional que hay justo enfrente de la casa donde se atrincheró el maltratador. «Lo veía a pocos metros desde la ventana, violento, sin camiseta... En algunos momentos pensé que iba a hacer una locura, porque no estaba en sus cabales y anunciaba que iba a matar a todos», recuerda la testigo. «Temí por la vida de Verónica».

Celeste, otra residente, pensó «que era una bomba y por eso acordonaban la zona». Su madre tenía cita en el médico y llegó tarde «porque los vecinos no podíamos salir de casa ni entrar».

Algunos vecinos aseguran que a Verónica se le veía «preocupada y algo intranquila» por las amenazas y acoso del agresor, en especial tras la irrupción de Alberto en el supermercado donde trabaja. «Es algo muy triste que una mujer como ella tenga que vivir con miedo», lamentó Verónica Poveda, una conocida del barrio requenense.

Fotos

Vídeos