Un inspector con traje a medida en La Pobla

El Consistorio dice ignorar la titulación de sus agentes aunque en 2015 sí recopiló su nivel de formación

B. F. VALENCIA.

El concurso para inspector de la Policía Local de La Pobla de Vallbona parece que se resolverá con una designación cantada. El CSIF recurrió la Oferta Pública de Empleo (OPE) porque las bases recogen una serie de requisitos tan específicos que, de siete oficiales que pueden optar a la plaza, sólo uno es idóneo. El sindicato intentó modificar ese aspecto, lo que fue rechazado por el Ayuntamiento que considera que el alcalde, el nacionalista Josep Vicent García, tenía las competencias adecuadas para dictaminar unos criterios que acotan al máximo la selección. En el pasado pleno municipal, la portavoz del PP, Mari Carmen Contelles (también síndica popular en la Diputación de Valencia), preguntó al alcalde de Compromís cuántos han sido admitidos al concurso. García respondió: uno. Normal. ¿Sabía el Ayuntamiento que sólo podía optar uno?

Fuentes del Consistorio de La Pobla de Vallbona aseguran que no. «El Ayuntamiento no tiene constancia de los datos de titulaciones», señalaron, similar argumento que aporta el Consistorio en el recurso donde se rechaza la reclamación del CSIF. Sin embargo, en el equipo de Gobierno sí lo debían saber, y desde hace tiempo: desde hace más de dos años.

Con fecha del 1 de septiembre de 2015, una circular de la Concejalía de Recursos Humanos comunica a todo el personal de la Policía Local que antes de siete días debían aportar «fotocopia de su titulación y de todos los cursos, jornadas y seminarios realizados». De los siete oficiales, cinco no tienen la titulación requerida en la OPE y un sexto no cuenta con la plaza en propiedad (otro de los requisitos). Normal que finalmente, según confirmó el alcalde, sólo se haya presentado uno.

Las bases para la oferta de empleo se aprobaron días antes de entrar en vigor la nueva ley, más restrictiva

Las bases de la OPE se aprobaron a escasos días de que entrase en vigor la nueva ley de policías locales, que incrementa los requisitos que se reclaman ahora en La Pobla y restringe la promoción interna establecida. La oferta, tramitada 'in extremis', incurría en varios errores tanto de nomenclatura como en la composición del tribunal examinador, del que se excluía inicialmente al jefe de la Policía Local. Desde el Ayuntamiento se asegura que la presentación de las bases al filo del cambio legislativo es casual y obedece a que en abril se jubila uno de los dos inspectores. Desde el Consistorio también se indica que la OPE «cuenta con el visto bueno de Delegación de Gobierno», es «absolutamente regular y correcta» y que miembros del CSIF en el Ayuntamiento discrepan del recurso.

Fotos

Vídeos