Ingenieros, arquitectos y docentes, los que más emigran en la Comunitat Valenciana por la sobreoferta de carreras

Graduados en ADE, Derecho, Medicina y Enfermería también se marchan al extranjero tras terminar sus estudios

DANIEL GUINDO VALENCIA.

La sobreoferta de las mismas carreras en buena parte de las universidades valencianas, propiciada por la falta del demandado y prometido mapa de titulaciones que debía regularlo, propicia que millares de graduados al año por las carreras más repetidas en las facultades de la Comunitat opten por abandonar el país después de finalizar sus estudios. La insuficiente demanda del mercado laboral para esta gran cantidad de jóvenes formados les empuja a tratar de buscar alternativas fuera de las fronteras nacionales, así como verse abocados al desempleo o a buscar trabajo en ramas distintas para las que se han preparado.

En concreto, según la encuesta de inserción laboral de titulados universitarios elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), de la decena de grados más repetidos en la diez universidades con sede en la Comunitat, más de 2.000 residieron fuera de España después de acabar su carrera (alrededor del 21% de los graduados en estos títulos), mientras que cerca de 3.000 (más del 25%) estaban desempleados o inactivos en el momento de confeccionarse el estudio. El INE publicó este informe (el único, de momento, al respecto) el pasado año, basándose en unas 30.000 encuestas realizadas entre septiembre de 2014 y febrero de 2015 a titulados universitarios de primer y segundo ciclo y graduados del curso 2009-2010.

Entrevista

Al cruzar los datos del estudio con las carreras que se reproducen en la mayoría de facultades valencianas se pone de manifiesto que esta sobreoferta de titulaciones tiene mucho que ver con las dificultades laborales de los recién licenciados. Por ejemplo, de los estudiantes que finalizaron el grado de Administración y Dirección de Empresas (que se imparte en las cinco facultades públicas y las cinco privadas), alrededor del 16% residieron fuera de España en algún momento de los años posteriores a la finalización de sus estudios, mientras que más del 25% estaban desempleados o inactivos cuando se hizo el informe.

En Derecho, la segunda carrera más impartida (en todas, excepto en la Universitat Politècnica de València) el paro afectaba a uno de cada tres estudiantes, mientras que casi el 18% había optado por probar fortuna en el extranjero.

También se ven afectados por esta situación los graduados en Enseñanza Infantil y/o Primaria (bien en un caso o en otro, se imparte en hasta siete universidades) o en las distintas ingenierías, alguna o varias de ellas también con presencia en siete facultades valencianas. En este último grupo, el porcentaje de emigrantes se dispara hasta el 33% y el desempleo afecta a uno de cada cuatro.

Informática y Enfermería, en seis universidades cada una, así como Medicina y Arquitectura, en cinco, también son otras de las carreras con especial presencia en las facultades españolas. Como notas distintas a la tónica habitual, mientras en Enfermería habían residido fuera de España apenas el 10% de los graduados, en Medicina la tasa de desempleo era de apenas el 1,5%, siempre según el citado informe, que pretende ser una foto fija de una determinado momento, pero que podría extrapolarse a la situación actual.

Mapa de titulaciones

Y para poner coto a esta sobreoferta de titulaciones, que haría más lógico la oferta de plazas con la capacidad del mercado laboral de absorber ciertos perfiles, ni la anterior administración autonómica ni la actual han sido capaces, de momento, de concretar el tantas veces anunciado mapa de titulaciones, como ya apuntó LAS PROVINCIAS el pasado domingo.

Ahora lo está intentando la Conselleria de Educación, que anunció en abril del año pasado que iba a impulsará un nuevo mapa de titulaciones con el objetivo de «orientar mejor la oferta y gestionar mejor los recursos». La iniciativa implicaría revisar las carreras de los centros valencianos de «manera global», según explicaron desde el departamento, lo que afectará tanto a las universidades públicas como a las privadas.

Sin embargo, desde junio de 2013 está en vigor una medida similar, que en la práctica sólo plantea restricciones en la creación de nuevos grados, sin entrar a valorar si se produce un exceso de plazas en determinados ámbitos. En este punto radica la novedad del anuncio, puesto que está (o estaba) previsto abordar esta cuestión. Incluso se citaban títulos con muchas posibilidades de ser revisados a la baja, como es el caso de los relacionados con el magisterio.

El último mapa de titulaciones, impulsado por el departamento que dirigía María José Català en la etapa popular, no llegó a extenderse a los centros privados pese a las intenciones de los anteriores gestores del PP.

Fotos

Vídeos