Indignación y rabia en Cullera por la muerte de Andrea

Andrea, la joven que murió atropellada. / Atlas

Miembro de la falla La Bega-Port de la ciudad costera, la joven pertenecía a una familia «muy conocida»

M. G. CULLERA.

Las personas que insultaban y gritaban a las puertas del juzgado de Sueca a los ocupantes del vehículo que atropelló mortalmente a Andrea el pasado domingo ejemplificaban la rabia y la indignación que la ciudad de Cullera ha vivido desde que se conoció la trágica noticia. La llegada de los tres ocupantes del todoterreno fue recibida con insultos y gritos de todo tipo y la Guardia Civil tuvo que crear un cordón protector para evitar que se pudiera producir algún incidente con los amigos y familiares de la chica que esperaban su llegada a las instalaciones judiciales para declarar por su implicación en estos hechos.

A pocos kilómetros de distancia, la ciudad de Cullera seguía consternada por Andrea. Miembro de la falla La Bega-Port de la ciudad costera, la joven pertenecía a una familia «muy conocida» según explicó el alcalde, Jordi Mayor, también impresionado por lo sucedido. El Consistorio decretó dos días de duelo tras el accidente. La joven estudió en el colegio María Auxiliadora, donde la noticia también causó honda impresión. «No nos podemos creer lo que ha pasado. Aún pienso que estoy soñando y que es un pesadilla», señaló una amiga de la joven fallecida, quien pidió que se haga justicia cuando se produzcan imprudencias al volante.

Más información

Además, dos eventos falleros, como la gala de entrega de premios de concursos deportivos y una representación teatral, fueron suspendidos como señal de duelo. Las banderas del ayuntamiento ondeaban ayer a media asta.

El sepelio por la joven ha tenido lugar a las once de la mañana de hoy en la parroquia de los Santos Juanes de Cullera.

Fotos

Vídeos