El incendio del Marjal Dels Moros de Sagunto calcina 320 hectáreas

El incendio del Marjal Dels Moros de Sagunto calcina 320 hectáreas

El fuego obligó al desalojo de varias viviendas diseminadas cerca de la línea de playa

ARTURO CHECA VALENCIA

Los bomberos han dado por controlado el incendio declarado en un paraje protegido de aves en el marjal Dels Moros, en el término municipal de Sagunto (Valencia), que obligó al desalojo de varias viviendas diseminadas cerca de la línea de playa y cuyas tareas de extinción se vieron dificultadas por el viento. Fuentes de Emergencias han indicado que el Consorcio Provincial de Bomberos ha controlado el incendio, en el que en estos momentos trabajaban una unidad de bomberos forestales de la Generalitat, tres brigadas de Divalterra con cuatro autobombas, un jefe de sector y un sargento.

El fuego arrasó unas 320 hectáreas y pudo ser intencionado, según el presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia, Josep Bort. "Todo parece indicar que fue provocado", ha señalado el también diputado de Medio Ambiente, que ha destacado que el trabajo de los bomberos en la zona ha evitado "una verdadera catástrofe ecológica".

Más información del incendio de Sagunto

Las tareas de extinción se estaban viendo dificultadas por el viento de poniente, que ha soplado con rachas de entre 40 y 50 kilómetros por hora, las temperaturas superiores a 20 grados y la humedad relativa inferior al 30 %.

La alerta se desató este jueves, cuando una enorme columna de humo era visible hasta a casi 100 kilómetros de distancia y constataba la gravedad del incendio. Pero no hacía falta levantar la vista tan alto para constatar la transcendencia del siniestro. En un cartel junto al que crepitaban los cañares y ardían los matorrales podía leerse ‘Espacio protegido. Zona de alto valor medioambiental y zona de especial protección de aves’. Y es que el valor ecológico y faunístico del Marjal dels Moros, un paraje que sirve de hogar a especies protegidas, es «enorme», como lamentaron ayer ecologistas. El fuego, se investiga si causado por una quema agrícola descontrolada, asestó una considerable dentelleada al lugar y sembró la intranquilidad en los vecinos de Sagunto y Puçol, términos entre los que se emplaza el marjal. Las llamas se declararon poco antes de las 12 del mediodía. Desde los municipios cercanos, así como desde Valencia o incluso en emplazamientos tan lejanos como Requena, se empezaron a realizar llamadas al teléfono de Emergencias 112 por la abundante humareda. Pero el fuerte viento de poniente, que alcanzó hasta los 50 kilómetros por hora, hizo muy volátiles e incontrolables las llamas. El fuego puede haber afectado ya a más de 150 hectáreas, según fuentes del personal de extinción de incendios. Al lugar llegaron a desplazarse a primera hora de la tarde «todos los medios de extinción de incendios de la provincia de Valencia», como destacaron desde Emergencias. Cinco medios aéreos, bomberos forestales y del Consorcio de Valencia y miembros de Protección Civil lucharon con denuedo contra el siniestro. El momento de más tensión se vivió cuando las llamas avanzaron hacia el Grau Vell de Sagunto, lo que obligó a evacuar cerca de una decena de viviendas por precaución.

Riesgo para embarazadas

El humo también hizo que desde el Consorcio y desde la Generalitat se recomendara a los residentes en el área del fuego que no salieran de sus casas, en especial a mujeres embarazadas, personas mayores o con problemas respiratorios.

Especialmente brillante fue la acción de los bomberos y de la Protección Civil de Puçol cuando, pasadas las seis de la tarde, el incendio avanzó hacia la costa. Los especialistas en la extinción realizaron cortafuegos al norte de la playa, muy cerca de los chalés, y lograron que el fuego no saliera del perímetro del marjal y entrara en la zona habitada.

Las llamas sí acabaron obligando a desalojar otras cuatro viviendas de la playa de Sagunto, unas casas diseminadas, algunas de las cuales se vieron parcialmente afectadas.

Fuentes de la Policía Local indicaron a Efe que dos personas mayores y otras dos que habían acudido a la zona a por enseres en sus viviendas, han tenido que ser desalojados y que algunas de esas tres o cuatro casas «han sido afectadas parcialmente por el fuego».

Algunas fuentes ecologistas criticaron ayer la falta de limpieza del marjal o que no se permite desbrozar para evitar fuegos voraces como el de ayer.

Fotos

Vídeos