El incendio del Marjal dels Moros fue intencionado y devasta el espacio protegido

José Luis Manchón, junto a la máquina quemada por el fuego. / manuel molines
José Luis Manchón, junto a la máquina quemada por el fuego. / manuel molines

El fuego se da por controlado tras arrasar 320 hectáreas mientras los vecinos recuperan la tranquilidad

J. SANCHIS

24 horas después de iniciado el incendio, el panorama de la Marjal dels Moros en Sagunto era desolador. Una superficie negra cubría gran parte de este paraje calificado como Zepa (Zona de Especial Protección para las Aves). No había llamas, pero desde varios puntos se elevaban columnas de humo, mientras patrullas de bomberos recorrían la zona y un helicóptero controlaba el espacio desde el aire.

El siniestro se dio por extinguido este viernes mantenerse activo más de 24 horas. Las estimaciones previas realizadas por técnicos de la Generalitat apuntan a que se pueden haber quemado unas 320 hectáreas. Sin embargo, la organización ecologista Seo/Birdlife calcula que el incendio ha calcinado alrededor de 620 hectáreas, al afectar «casi por completo» al humedal.

Pero lo más grave es que el fuego pudo ser intencionado. De lo que no hay duda es que «la mano del hombre está detrás del incendio», en palabras del director general de Emergencias de la Generalitat, José María Ángel. Más explícito se mostró Josep Bort, presidente del Consorcio Provincial de Bomberos, quien en declaraciones recogidas por Europa Press aseguró que «todo parece indicar que fue provocado».

La investigación para dilucidar las causas está abierta, pero hay indicios para pensar que el siniestro pudo ser intencionado. De hecho, Ángel apuntó que tuvieron que actuar en este paraje en dos ocasiones desde el domingo para atajar varios conatos. «Conseguimos apagarlo, pero el jueves no fue posible por el viento», explicó.

El presidente del Consorcio aseguró que gracias a los bomberos se ha evitado una catástrofe ecológica. El incendio se inició al mediodía del pasado jueves y no se dio por controlado hasta las 9:20 horas de ayer viernes. Las tareas de extinción se vieron dificultadas por el fuerte viento con rachas de 70 kilómetros por hora y con continuos cambios de dirección.

El trabajo de los bomberos se centró en poner fuera de peligro a las personas y proteger las infraestructuras. De hecho, las llamas alcanzaron los muros de la desalinizadora de Sagunto.

Herminio Sánchez, vecino de la pedanía saguntina de Grau Vell, señaló que tuvo que abandonar su casa pasadas las 12.30 horas del jueves. «No nos dejaron volver hasta cerca de las diez de la noche», explicó y denunció que «esto pasa cada poco tiempo y no se toman medidas y volverá a suceder».

Los efectivos contra incendios tuvieron que realizar durante las tareas de extinción quemas controladas para evitar el paso de las llamas y salvar así tanto a los edificios como los espacios de alto valor medioambiental y preservar el hábitat de las aves acuáticas.

Pero el de Marjal dels Moros no fue el único incendio que se declaró ayer propiciado por el viento. Los servicios de emergencias tuvieron que intervenir para atajar el fuego en las Revalladores de Almassora que calcinó 500 hectáreas del paisaje protegido de la desembocadura del Mijares. Al parecer también fue intencionado. Los bomberos también sofocaron un conato en el barranco Carraixet de Carcaixent que afectó a matorral.

Por otro lado, la Conselleria de Medio Ambiente ha prohibido a partir de hoy seis de enero las quemas agrícolas a menos de 500 metros de terrenos forestales. Estas actuaciones no se permitirán hasta que cambien las condiciones de riesgo y la Conselleria emita una nueva resolución.

Más

Fotos

Vídeos