La huelga de examinadores deja a 12.000 alumnos sin el carné de conducir

Protesta de autoescuelas en una imagen de archivo. / j. p. reina
Protesta de autoescuelas en una imagen de archivo. / j. p. reina

Las autoescuelas sufren un aluvión de quejas de aspirantes y lamentan que la situación se agravará al prolongarse los paros en noviembre

DANIEL GUINDO VALENCIA.

Durante la última semana de junio, hace ya cuatro meses, el colectivo de los examinadores de tráfico convocó una huelga que, en el caso de la Comunitat, ha privado ya a unos 12.000 alumnos de poder realizar las pruebas prácticas para obtener el carné de conducir. De ellos, unos 6.500 sólo en la provincia de Valencia, según los datos proporcionados a LAS PROVINCIAS por el vicepresidente de la Asociación Valenciana de Autoescuelas (Avae), Manolo Cáceres. Y la situación parece que no va a mejorar, puesto que este colectivo va a prolongar los paros durante el próximo mes de noviembre y, probablemente, también en diciembre.

El principal problema radica en que los profesores y los alumnos, hasta que no se presentan a la prueba, no saben si van a poder realizarla, por lo que buena parte de los aspirantes, después de llevar a cabo las correspondientes prácticas y haber superado con éxito el examen teórico, ven cómo no tienen la oportunidad de obtener el permiso de conducir y se ven obligados a posponer la prueba hasta varios meses después, con la incertidumbre de que, en la próxima convocatoria, puedan o llevar a cabo el examen práctico.

Esta situación, como lamentó Cáceres, ha generado que las autoescuelas, como elemento visible para los alumnos, estén recibiendo multitud de quejas de los aspirantes. «A quien piden explicaciones es a nosotros», resumió el vicepresidente. Además, lamentó que «intentar seguir una metodología de aprendizaje y seguir un procedimiento, pero ahora tienes que jugar con el factor suerte, por lo que esto crea una situación de agobio y estrés porque, por ejemplo, algunos alumnos necesitan el carné para trabajar o se tienen que ir de viaje y no pueden esperar».

Cáceres recordó que el colectivo de las autoescuelas «hemos hecho infinidad de manifestaciones de todo tipo porque esta situación coarta nuestros derechos, pero les da exactamente igual», y advirtió que, a corto plazo, «no hay solución», puesto que el problema «está enquistado». Sobre la posibilidad de que miembros del Ejército asuman las tareas de los examinadores, el vicepresidente de AVAE destacó que éste es un proceso «que lleva tiempo, hay que convocar las plazas y todo el trámite administrativo», de ahí que no sirva para solventar la situación de las próximas semanas, incluso meses.

Por su parte, el presidente Avae, Juan Carlos Muñoz, ya advirtió al comienzo de la huelga de examinadores que el problema no sólo radica en incrementar la espera de los aspirantes, sino también que los paros afectan a todo tipo de permisos, por lo que personas que necesitan el título para optar a un puesto de trabajo o a una oposición se están viendo doblemente perjudicadas.

De hecho, los profesionales de la formación vial ya avisaron al comienzo de los paros de examinadores de la grave situación que se avecinaba, y que iba a tener una especial incidencia en la Comunitat debido a que arrastra un déficit en la cantidad de técnicos que realizan las pruebas. De hecho, en el caso de la provincia de Valencia, Avae ya había detectado una fuga de alumnos hacia provincias limítrofes como Teruel, Cuenca o Albacete, en las que sólo tienen que esperar alrededor de una semana para examinarse.

En esta línea, el presidente de la entidad destacó también que las esperas para poder realizar las pruebas prácticas hacen que aumente el número de suspensos. «Se rompe la formación de los alumnos, porque si alguien suspende no puede estar un mes entero dando prácticas hasta el examen siguiente, por lo que se espera a unos días antes y, en ese tiempo, ha perdido habilidades», resumió. Este problema, indicó, viene arrastrándose desde los dos últimos años, por lo que reclamó que, como mínimo, en el caso de la provincia de Valencia se incremente la plantilla en doce examinadores más. Ahora, con la huelga, los problemas no han hecho más que agravarse.

Desde la Confederación Nacional de Autoescuelas (Cnae) también pusieron el acento en que la falta de examinadores, situación que ha empeorado todavía más con la huelga, ha provocado, indirectamente, el cierre de un buen número de autoescuelas «y el despido de miles de profesionales» a lo largo de todo el territorio español.

Más

Fotos

Vídeos