Los hosteleros de El Palmar alertan de que la reducción de terrazas causará despidos

Una de las terrazas de la pedanía de El Palmar, ayer. / j. j. monzó
Una de las terrazas de la pedanía de El Palmar, ayer. / j. j. monzó

Los restaurantes están molestos con la medida anunciada por el Ayuntamiento para antes de verano, ya que el 70% de los clientes piden sentarse en el exterior

I. DOMINGO VALENCIA.

Malestar en la pedanía de El Palmar tras la medida anunciada por el Ayuntamiento de Valencia por la que se reducirán las terrazas de los restaurantes antes de verano, como publicó este periódico el pasado viernes. Una revisión que ya se ha aplicado en otras zonas de la ciudad, como Ciutat Vella o Ruzafa, tras las quejas presentadas por la Federación de Vecinos debido a la proliferación de terrazas.

«Hay mucho malestar», aseguró ayer el secretario de la Asociación de Hostelería de El Palmar, Vicente Bru, quien apuntó que ese recorte tendrá un impacto negativo sobre los restaurantes y el empleo, ya que se tendrán que dejar de hacer contrataciones extra de personal para los fines de semana.

«Cuesta mucho mantener la puerta abierta de un local y una medida así nos perjudica», lamentó el representante de la entidad, quien explicó que el 70% de los clientes piden terraza cuando efectúan una reserva debido a la predominancia del buen tiempo.

Bru recordó que no todos los fines de semana «están los restaurantes llenos de gente, eso se da en fechas puntuales». Así, de las 5.000 personas que pueden transitar por El Palmar un día como San José o el Domingo de Ramos se pasa a la mitad en un fin de semana normal. Por ello, insistió en el perjuicio económico de la medida y solicitó que se aplique una excepción en la pedanía «por las característica especiales que tiene, distintas a otros sitios como La Torre o Castellar». De hecho, la base de la economía local es el turismo.

La propia Federación de Hostelería (FEHV) ya alertó de despidos en el sector tras la señalización de la zona de mesas y sillas que llevó a cabo la concejalía el pasado diciembre en zonas como las calles Ribera y Santa Claro o en Ruzafa. La FEHV resaltó entonces la importancia estratégica que tiene el sector hostelero para el cap i casal «como principal motor económico y generador de empleo así como el atractivo turístico de las terrazas».

El representante de los hosteleros de El Palmar explicó que el Consistorio no ha contactado con ellos para explicarles la revisión. En este sentido, siguen esperando un contacto tras la reunión anulada el año pasado, convocada para abordar la nueva ordenanza de ocupación de vía pública y las restricciones de velocidad en la CV-500.

La previsión que maneja la concejalía de Espacio Público es acotar la zona de terrazas con pintura, crear una línea de emergencia para servicios especiales y obligar al desmontaje de mesas y sillas por la noche.

Fotos

Vídeos