El Hospital de La Ribera anuncia una inversión millonaria en plena polémica por la reversión

Hospital de Alzira. /Francisco García
Hospital de Alzira. / Francisco García

El centro necesita invertir 72 millones hasta 2028

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

El Hospital de la Ribera ha presentado un plan estratégico para los próximos 10 años en el que asegura que el departamento de la Ribera necesita para ese periodo una inversión de 72 millones. El documento llega cuando poco más de cuatro meses separan de la fecha señalada para la reversión a la gestión directa del área, el 31 de marzo de 2018.

El gerente del departamento de la Ribera, Javier Palau, ha señalado que el plan constituye una herramienta "técnica imprescindible, independientemente de quién sea el gestor del área a partir de 2018". La inversión señalada es la que, según el documento, se requiere para "mantener la calidad actual".

Entre los planteamientos que señala se incluyen 30 millones para nuevas tecnologías y 4,8 para nuevos centros de salud. Además apunta la necesidad de invertir 185.000 euros en mejorar varios ambulatorios, entre otros capítulos.

El plan estratégico, preparándose desde 2015

El documento lleva tiempo preparándose, las fuentes consultadas aseguran que desde 2015, y entre las cuestiones que se analizan se incluyen «las necesidades asistenciales y las de personal». Las claves que se plantean para afrontar la próxima década se fundamentan en el conocimiento del cara a la que afecta como consecuencia de la experiencia en la gestión y a la consideración de las circunstancias sociales que influyen en la asistencia sanitaria como puede ser el envejecimiento de la población.

La iniciativa, como insisten las fuentes, responde a la consideración de que tenían la «obligación de llevar a cabo ese plan», y han seguido adelante «con independencia de quien pueda ser el gestor del departamento de salud de la Ribera» a partir del momento señalado para la reversión.

La empresa que gestiona el departamento anunció hace un mes que barajaba la posibilidad de solicitar medidas cautelares, algo que ayer desde el entorno de este centro sanitario aseguraron que ya había sucedido. La solicitud de medidas cautelares para «frenar la reversión, evitar que siga adelante».

La apuesta por esta vía se mantuvo con el objetivo de que los tribunales consideren la posibilidad de adoptarlas a fin de evitar un «posible perjuicio tanto a los profesionales como a los habitantes de la comarca de la Ribera».

El pasado verano se presentó recurso contencioso administrativo contra la decisión de no prorrogar el contrato. Cabía una prórroga de cinco años, que Sanidad ya anunció que no iba a conceder, sino que apostaba por la no renovación del contrato.

El hecho de que la resolución del recurso pueda llegar con posterioridad a la fecha de finalización de la concesión -31 de marzo de 2018- influyó en la decisión de solicitar medidas cautelares, ya que ante el supuesto de un pronunciamiento favorable a la prórroga después de la fecha señalada, «se podría derivar una situación muy compleja».

Fotos

Vídeos