Las operaciones contra las listas de espera en La Fe se suspenden por falta de camas

Pacientes en la sala de espera de Urgencias del Hospital La Fe. / Jesús Signes
Pacientes en la sala de espera de Urgencias del Hospital La Fe. / Jesús Signes

Decenas de pacientes se encontraron en Urgencias pendientes de que quedaran habitaciones libres

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

La presión asistencial en los hospitales sigue siendo alta. No hay tantas camas como indicaciones de ingreso. La consecuencia es que no pocos enfermos se enfrentan a largas demoras en las salas de Urgencias. La Fe se encontró ayer con decenas de pacientes -«cerca de 40»- pendientes de que quedaran habitaciones libres. La situación obligó a la dirección médica del centro a suspender las operaciones programadas en el plan de autoconcierto a fin de disminuir la necesidad de camas para dar respuesta a la presión asistencial que soporta.

Representantes del sindicato UGT en La Fe confirmaron que a primera hora de la mañana eran casi medio centenar, 47, los pacientes en espera de cama. Desde CC.OO hablaron de 51 enfermos. De ellos, algunos habían pasado la noche en Urgencias. UGT relató a LAS PROVINCIAS que solicitaron una reunión con la directora médica. En el encuentro, según la misma fuente, se les comunicó «la suspensión e sta semana de las operaciones previstas en el autoconcierto para reducir las listas de espera».

La gripe en la Comunitat

Las intervenciones que se suspenden son «las de adultos que necesitan ingreso». Cabe recordar que el autoconcierto es una de las medidas adoptadas por Sanidad para agilizar las operaciones y consiste en ampliar los horarios de quirófanos en los hospitales públicos. En distintas ocasiones la consellera de Sanidad, Carmen Montón, ha defendido la potenciación de esta alternativa para agilizar el paso de pacientes por el quirófano.

UGT lamentó que tendrá consecuencias sobre el número de enfermos que se encuentran en lista de espera, pero insistió en que «no se puede mantener la situación que están viviendo. Los trabajadores de Urgencias y del resto del hospital están saturados». A juicio de UGT la decisión «es positiva como vía de escape».

La necesidad de actuar no sólo contempla la paralización de esta parte de la actividad quirúrgica. Además, «se volverán a abrir las 10 habitaciones previstas para poner dos camas». Se ha incrementado el número de celadores, dos más, si bien UGT no considera esta una cifra suficiente: «Reivindicamos más refuerzo de celadores» en tanto que la «sobrecarga es insostenible».

No sólo la denuncia de los representantes sindicales contribuyó a ofrecer las coordenadas que describen la actividad hospitalaria. La propia dirección de La Fe reconoció «un aumento de las atenciones urgentes», algo que aseguraron «repercute en un incremento de los ingresos». Ayer en torno a las 8,30 horas, «cerca de 40 pacientes» se encontraban pendientes de cama.

Habitaciones dobles

Los responsables de la gestión del hospital ratificaron que ante la situación la «apertura de habitaciones dobles» -en La Fe son individuales- y en referencia a la suspensión de operaciones señalaron que han procedido a organizar «el autoconcierto en función de la actividad asistencial».

No es este el único centro sanitario que atraviesa dificultades para responder a la demanda asistencial. En el Clínico a primera hora de la mañana 32 pacientes se encontraban pendientes de habitación, según destacaron los representantes de UGT en el centro de la avenida Blasco Ibáñez. Reclamaron personal para ofrecer atención de calidad y lamentaron que «los picos asistenciales son constantes», de lo que se deriva una «situación de estrés y sobrecarga que reclama un aumento inmediato de la plantilla».

La denuncia y las quejas que genera la elevada presión asistencial llegó también desde los representantes de la enfermería. El sindicato Satse también denunció alta presencia de pacientes pendientes de cama en La Fe. Apuntaron «a primera hora 44 y al final de la mañana 34, algunos acumulados desde la noche, además de habitaciones dobladas».

Los representantes de Satse insistieron en que tanto los «espacios de observación, preingreso y sillones estaban llenos e incluso hubo camas en pasillos». La elevada presencia de pacientes complejos en UCI también generó quejas de esta formación en cuanto que «cada caso necesitaría una enfermera y para 24 camas hay 14 profesionales». En referencia al Clínico hablaron de «colapso del hospital con 32 pacientes pendientes de cama a las dos de la tarde». La dirección de este centro sanitario apuntó que durante la mañana fueron ingresando los pacientes de la noche».

También habló de «colapso» el CSIF, asegurando que en Urgencias del Clínico hubo «50 camas habilitadas en pasillos y salas y 32 pacientes» esperaron para ingresar «por lo que urge a reforzar con más profesionales el servicio y a dotarlo de mayor espacio».

La Conselleria de Sanidad puso ayer en marcha el nuevo servicio de Urgencias Pediátricas en el Hospital de Llíria. «A partir de ahora, los usuarios ya no tendrán que ir al Hospital La Fe y evitarán así hasta 40 minutos en desplazamientos», afirmó la consellera Carmen Montón durante la apertura.

Los médicos recibirán clases para prevenir agresiones

La Policía y la Guardia Civil impartirán cursos a los profesionales sanitarios para prevenir las agresiones que soportan estos profesionales. Fue una de las medidas que anunció ayer el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, tras reunirse con representantes del Colegio de Médicos de Valencia, con su presidenta, Mercedes Hurtado, a la cabeza.

El delegado del Gobierno destacó que la formación persigue como objetivo la prevención y autoprotección ante las agresiones que en el último año han aumentado un 30 % con respecto al ejercicio precedente. El encuentro de ayer tuvo lugar para analizar la figura del interlocutor policial sanitario, que para cerrar su introducción en el día a día de la actividad sanitaria se encuentra a la espera de que la Conselleria de Sanidad nombre a sus interlocutores, tal como explicó Moragues.

Este intermediario con los agentes permitirá conceder mayor agilidad a la comunicación y, por tanto, a las posibles intervenciones de los agentes en caso de que sea necesario.

El contenido de los cursos está definido y Hurtado ha ofrecido el colegio para impartirlos. Moragues recordó que tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil han designado cada uno de ellos su interlocutor en Valencia, Alicante y Castellón. Además, también han inspeccionado los centros sanitarios para elaborar un catálogo de centros médicos en función de las diferentes medidas de seguridad de las que disponen que permita diseñar las medidas de seguridad adecuadas para la prevención y reducción del riesgo de las agresiones.

Fotos

Vídeos