Guardianes del tesoro urbano

Lámina con la perspectiva de la antigua avenida del Oeste, de Javier Goerlich. / LP
Lámina con la perspectiva de la antigua avenida del Oeste, de Javier Goerlich. / LP

El Colegio de Arquitectos quiere ampliar sus fondos de planos e imágenes históricas | La iniciativa incluye conseguir el legado de los distinguidos durante los últimos 20 años con el título de 'Mestre Valencià d'Arquitectura'

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Acuarelas con las fachadas del Mercado de Colón, una perspectiva de la plaza del Ayuntamiento o el plano de planta original de la Escuela de Agrónomos. Son sólo algunos ejemplos de los tesoros que custodia el Colegio de Arquitectos de Valencia en su Archivo Histórico y que ahora pretende ampliar con la búsqueda de más fondos, especialmente de aquellos distinguidos con el título de 'Mestre Valencià d'Arquitectura' durante los últimos veinte años.

Pablo Peñín y Málek Murad son los responsables en el colegio de este archivo, abierto al público y a los investigadores en la sede situada en la calle Hernán Cortés, precisa el segundo. «Tenemos tratados de arquitectura del siglo XVI», dice, aunque lo más interesante sea quizás la localización de planos, fotografías e incluso maquetas de aquellos edificios y otros proyectos arquitectónicos relevantes en la historia de la ciudad de Valencia.

La idea nació en el Colegio de Arquitectos de la Comunidad, precisa, aunque fue la entidad local la encargada de desarrollarla al contar con medios suficientes. La búsqueda del legado de los declarados como maestros de la arquitectura se compone de una lista de profesionales a los que se ha concedido ese prestigioso galardón. De momento ya se cuenta con fondos de siete de ellos.

Las piezas se digitalizan para que sean accesibles por completo al público y a los investigadores

Se trata de Fernando Moreno Barberá, Francisco Javier Goerlich, Emilio Giménez,Víctor Bueso, Francisco Mora, Juan Luis Gastaldi y Antonio Bonacho. Murad comenta que al Archivo Histórico llegan piezas por varios caminos. «La primera consiste en la copia que tenemos de los planos originales. A los diez años son destruidos pero se suelen guardar los mejores», afirma.

Acuarela original de Francisco Mora de la portada del Mercado de Colón en Jorge Juan.
Acuarela original de Francisco Mora de la portada del Mercado de Colón en Jorge Juan. / LP

La segunda vía de llegada de material son los legados entregados por las familias de los profesionales fallecidos. El colegio recuerda de manera regular a los asociados esta posibilidad, para que su trabajo no se pierda. «Hemos tenido ya varias donaciones», explica.

La tercera y seguramente la más interesante es cuando los responsables del Archivo van a la «caza» de un legado. «Con el de Javier Goerlich, por ejemplo, tenemos una relación muy buena con la fundación que trabaja en su obra a través de Andrés Goerlich», apunta. De los fondos facilitados a LAS PROVINCIAS para su publicación, destacan algunas láminas y planos de este autor, decisivo en el desarrollo urbano de la ciudad.

Algo parecido ocurre con Francisco Mora, quien al ser «arquitecto municipal no tiene mucha obra», para destacar joyas como el Mercado de Colón y algunos edificios residenciales de la calle de la Paz. De época más reciente, subraya la importancia de Fernando Moreno Barberá, «uno de los mejores de los últimos cien años en España», defendió y cuyo legado tiene también el Colegio en Valencia.

Las fotografías muestran también los proyectos en ejecución para entender mejor el proceso

La Escuela de Agrónomos de Valencia, obra de Fernando Moreno Barberá.
La Escuela de Agrónomos de Valencia, obra de Fernando Moreno Barberá. / LP

El Archivo conserva en sus dependencias más de cuarenta mil piezas procedentes de donaciones de fondos profesionales, planos, fotografías, microfilms, memorias, acuarelas y piezas de arte, entre otras, así como otros documentos fundamentales para «comprender la historia del patrimonio y la arquitectura, especialmente la desarrollada en la Comunitat».

«Está al servicio tanto de los arquitectos en su labor profesional como de los ciudadanos que puedan estar interesados en la labor profesional y social que han llevado a cabo los arquitectos», reiteró, para comentar que se puso en marcha como un programa de actuación a medio y largo plazo para difundir el patrimonio de todos los arquitectos. Otra vía de entrada de material es disponer de copias del planeamiento urbanístico de todos los municipios valencianos.

«Con las nuevas tecnologías podemos poner rápidamente a disposición de todos lo mejor del colectivo, la historia de la arquitectura valenciana más reciente», apuntó. El área de cultura del colegio dispone ya con un espacio habilitado como sala de investigación abierta a consultas a demanda y cuenta con el asesoramiento de un equipo de profesionales documentalistas. Con el tiempo, la iniciativa puede ser el embrión de un museo dedicado a las mejores obras de los profesionales de la Comunitat.

Fotos

Vídeos