Las guarderías no han recibido ni un euro del bono infantil en todo el curso

Las guarderías no han recibido ni un euro del bono infantil en todo el curso

Hay centros que han dejado de pagar el alquiler o que piden a las familias que abonen el coste íntegro de la plaza hasta que llegue la ayuda

J. BATISTA Valencia

El personal y los propietarios de las escuelas infantiles privadas tiene claro cuál es su principal deseo de cara a Navidad: el pago de las ayudas públicas que financian parte del puesto escolar. En lo que va de curso ni la Conselleria de Educación ni el Ayuntamiento de Valencia han abonado un euro del bono infantil o del cheque escolar, lo que genera todo tipo de problemas, como repercutir el impago a las familias o dejar de cumplir sus obligaciones hacia terceros. Las tres organizaciones representativas del sector coinciden en el diagnóstico: la situación es angustiosa, y por desgracia, empieza a ser habitual pues los retrasos se repiten año tras año.

En el caso del bono infantil, la ayuda mensual por renta que da la conselleria y cuya gestión deben asumir los centros, la convocatoria se abrió a principios de mayo y la tramitación se ha prolongado hasta noviembre, una vez las escuelas han dispuesto del listado definitivo de beneficiarios y los correspondientes importes. Es decir, han pasado siete meses. Por comparar, las subvenciones del 2016-2017 se resolvieron en diciembre tras abrirse en julio: seis meses de diferencia.

El cheque escolar del Ayuntamiento de Valencia, que también va en función de la renta y es complementario al bono, sigue los mismos derroteros. Más de tres meses después de iniciarse la tramitación tampoco han llegado los fondos, aunque hace unos días los centros ya pudieron disponer de la relación de alumnos beneficiarios.

«Si los retrasos los sufriéramos estando los centros a pleno rendimiento, con aulas y comedores llenos, servicios de matinera y tras las clases, aún se podrían sobrellevar, pero el escenario es el contrario. La demora nos deja en una situación grave, pone en riesgo que podamos afrontar nuestros gastos», explica María José González-Mayo, secretaria de Salvem 0-3, quien añade que cada centro afronta la situación en función de su realidad.

Más noticias de Educación

«Normalmente se están priorizando los pagos de nóminas y a la Seguridad Social -tener deudas en este sentido impide participar en la próxima convocatoria- y los hay que posponen el abono del alquiler», añade. Hay centros que si las familias pueden permitírselo cobran los recibos mensuales íntegros (sin descontar la ayuda), con el compromiso de ajustar cuentas cuando pague conselleria, «aunque hay escuelas que si lo hicieran se quedarían sin niños», en referencia al contexto económico de muchos alumnos.

Carmen Bardal, presidenta de Acade Adeiv, añade nuevas situaciones. «En algunos casos se pacta con las familias descontar el mínimo de la ayuda (por ejemplo 70 euros) para regular las cuentas una vez se nos pague». También coincide con la anterior en que no todos los centros pueden trasladar el impago a las familias y alerta de que «los retrasos nos dejan con el agua al cuello». Eso sí, confía en que el dinero empiece a llegar a lo largo de diciembre.

En el mejor de los casos serán las ayudas correspondientes a las mensualidades de septiembre y octubre, que son las únicas que se han justificado hasta la fecha. Hay que recordar que los centros solicitan bonos para sus alumnos que cumplen los requisitos, y una vez publicadas las listas de beneficiarios, deben justificar que efectivamente han asistido a clase. Tras este paso es cuando se genera el derecho de cobro.

El bono de junio

Mariano Vivancos, director gerente de Feceval, recuerda que algunos centros no han cobrado ni siquiera el bono del pasado junio, según la conselleria por errores en la justificación del citado mes. Considera que es necesario un pago más ágil «porque muchas familias condicionan el acceso al centro a las ayudas», y lamenta que se hayan dado casos de escuelas infantiles que asumieron el coste del cheque escolar «para facilitar el servicio a familias que lo solicitaron» y, sin embargo, estas han sido excluidas tras el recorte de beneficiarios, por lo que los titulares deberán asumir la pérdida.

Más

Fotos

Vídeos