La gratuidad para las guarderías municipales indigna al sector privado

Alumno en una guardería. / s. t.
Alumno en una guardería. / s. t.

Las asociaciones que representan a las escuelas denuncian que se limitará la libertad de elección y estudian medidas de presión

J. BATISTA VALENCIA.

El anuncio del conseller Marzà de que las aulas de dos años de las 248 guarderías municipales serán gratuitas en el curso 2018-2019 implica abrir otro conflicto con el sector privado del primer ciclo de Infantil, mayoritario en la Comunitat, al añadirse al impulso de las unidades para esta edad en los colegios públicos, que ya suman 97 y que Educación prevé aumentar en próximos ejercicios. Las organizaciones del sector coinciden en la valoración inicial de la nueva medida: no gustan las formas, al no tener información previa, ni las consecuencias que se dibujan para un colectivo tocado por la crisis, la baja natalidad y la competencia en una etapa no obligatoria, ya sea de la administración o de centros ilegales.

Mariano Vivancos, director gerente de Feceval, considera que «pone en riesgo la libertad de elección» -las privadas deberán mantener los pagos frente a la gratuidad de las municipales- y supone «un gran impacto para un sector que ha hecho grandes inversiones en infraestructuras y en la búsqueda de la innovación», sin olvidar que fue la administración la que recurrió a la iniciativa privada «para cubrir una oferta que no existía». La organización ha recibido muchas llamadas de asociados indignados planteando medidas, como un cierre patronal. Preguntado por si actuarán, responde que hablarán con el sector y llegarán «hasta donde podamos».

María José González-Mayo, secretaria de Salvem 0-3, señala que impulsarán un estudio jurídico de la medida una vez concretada y solicitarán una reunión con Educación para pedir explicaciones. La considera «discriminatoria en función de la edad y de la titularidad», y se pregunta por qué las familias de sus centros deberán pagar una cuantía mensual y las de los municipales no, pese a que la mayoría también están gestionadas por empresas concesionarias. «Vivimos una situación agónica, donde la pérdida de pocos alumnos puede implicar el cierre», alerta, antes de recordar que los dos años es la edad con mayor porcentaje de escolarización en el primer ciclo.

La presidenta de Acade Adeiv, Carmen Bardal, opina que «no es la mejor manera de fomentar la igualdad de oportunidades» al dejar fuera a los niños de cero a dos años y al hacer «que las familias tengan que optar entre la gratuidad de los públicos o la verdadera libertad de elegir el modelo educativo por el motivo que sea: la cercanía, el proyecto o la titularidad». Bardal destaca la calidad de la red privada, la exigente normativa, y se pregunta por qué no se aprovechan las infraestructuras existentes para alcanzar la gratuidad en el primer ciclo. Para ello insiste en medidas como un Bono Infantil que llegue al coste total en función de la renta, una idea similar a la que plantean Salvem -incluyendo ayudas sociales- o Feceval.

El anuncio también ha sido criticado por la patronal Escuelas Católicas de la Comunitat, cuyos colegios disponen de 139 aulas de dos años. La secretaria autonómica Vicenta Rodríguez considera que «se menoscaba una vez más a la educación concertada y la libertad de elección», por lo que reclama igualdad de condiciones para todos los centros sostenidos con fondos públicos.

Fotos

Vídeos