«Grabé el vídeo porque las llamas estuvieron a punto de atraparnos»

El bombero Manolo Mallol, ayer, a las afueras de Soneja. / lp

Manolo Mallol, cuyas imágenes en las que denuncia el abandono del monte se han hecho virales, recibe un aluvión de mensajes de apoyo

DANIEL GUINDO VALENCIA.

«Estábamos trabajando dentro de un barranco tratando de cortar el avance del fuego, las descargas de agua no fueron tan efectivas como esperábamos y las llamas volvieron a ganar terreno, tuvimos que salir corriendo para que no nos alcanzaran. Cuando el incendio bajó de intensidad, volvimos, pero los compañeros, desde arriba, nos avisaron de que había dos lenguas, una a la derecha y otra a la izquierda, y tuvimos que volver. Las llamas quemaron la lanza y la manguera». Manolo Mallol lleva una década sirviendo como bombero en el Consorcio Provincial de Castellón y el jueves, cuando trataba de frenar el avance del incendio de la Calderona, a punto estuvo de quedar atrapado por el fuego en dos ocasiones. «Sentí mucha frustración porque nos estábamos jugando la vida y no había servido para nada».

Fruto de este estado de desánimo, este bombero optó por grabar un vídeo en el que denunció la falta de limpieza del monte y solicitaba políticas de prevención que reduzcan el riesgo de que proliferen grandes incendios.

En concreto, en el documento audiovisual que reprodujo en su perfil de Facebook, Mallol pide a «los gobiernos proteccionistas del monte que vengan aquí a pasar por el medio de estas zarzas, de estas carrascas, para llegar al foco del incendio. Y cuando se coja, que te ayuden a salir de dentro. Aquí tendrían que estar limpiando el monte».

En esta línea, lamentó «la hipocresía, los mensajes de gente pidiendo apoyo, venga que esto se quema...», por lo que propuso: «la gente que está en el paro cobrando 400 euros, dadles 800 y que vengan a limpiar aunque sólo sea media jornada, trabajemos en la prevención, porque cuando esto se quema, se quema todo; y con un poco de suerte no salimos escaldados los bomberos, mirad el panorama», mientras enfoca hacia una zona arrasada por las llamas, «así acabará todo, porque nos gusta proteger el monte dejando que sea un infierno, así nos va..., gobiernos ecologistas, venid aquí a echarnos una mano, gracias», concluyó.

Una vez el vídeo estuvo en la red, corrió como la pólvora y generó un sinfín de comentarios. El bombero también recibió un aluvión de mensajes, la mayoría de apoyo y con valoraciones positivas, pero también otros en contra. «No me esperaba esta repercusión, pero los mensajes en contra tienen un claro color político y eso es lo que me sabe mal porque, indirectamente, han intentado desprestigiarme», añadió. Al respecto, recordó que, en la legislatura de 2007 a 2011 fue concejal del PP en el Ayuntamiento de l'Alcora. «Estábamos en la oposición y cuando el PP ganó las elecciones me desvinculé de la política». Asimismo, confirmó que, al menos hasta ayer, no había recibido presiones ni represalias por parte de sus superiores.

Parcelas llenas de maleza

En relación a la situación del monte, este bombero apreció que «está perdido». «No hay trabajos selvícolas para mantenerlo mínimamente limpio, las parcelas agrícolas, que servían como cortafuegos naturales, ya no se labran ni se trabajan, por lo que están llenas de maleza que favorecen la continuidad del incendio. Esto sumado al calor y el viento hace que se extienda». Por tanto, insiste en que «si mantuviésemos el monte en condiciones óptimas sería mucho mejor para nuestra trabajo», ya que «todos los profesionales lo damos todo cuando estamos en un incendio».

Este bombero confesó también que es un amante de la montaña, de hecho vive en una casa de madera «que está metida dentro del monte». Además, organiza carreras de bicicleta de montaña y tiene vehículos cuatro por cuatro. «Me encanta la montaña», resumió. De su afición por el monte viene también su profesión. De hecho, hace unos 17 años, «empecé haciendo campañas de verano con la brigada de Onda, luego estuve de interino un año en la de Ayora y, posteriormente, tuve plaza de subjefe de brigada en Benlloch durante dos años». Después, en agosto de 2007, comenzó a trabajar en el Consorcio Provincial de Bomberos de Castellón, de ahí su dilatada experiencia.

Fotos

Vídeos