El Gobierno gestionará las adopciones internacionales y no las autonomías

El secretario de Estado, Mario Garcés, y la ministra Dolors Montserrat en el consejo. / EFE/J. C. Hidalgo
El secretario de Estado, Mario Garcés, y la ministra Dolors Montserrat en el consejo. / EFE/J. C. Hidalgo

El Ejecutivo unificará en una lista todas las peticiones y se exigirá a los futuros padres los mismos requisitos e idénticas tasas

D. GUINDO VALENCIA.

Reducir las esperas en los procesos de adopción, especialmente los de niños procedentes de otros países. Éste es el objetivo marcado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para los próximos meses y, para lograrlo, está aglutinando ya en una única lista todas las peticiones de las familias ya que, hasta ahora, cada autonomía venía gestionando de forma independiente las solicitudes de los interesados. Así, las familias que quieran adoptar en el extranjero podrán tramitar su expediente en cualquier punto de la geografía nacional, pagarán las mismas tasas y tendrán que cumplir idénticos requisitos. Con la modificación, planteada ayer en el Consejo Territorial de Servicios Sociales, el ministerio, además de unificar criterios y costes, establece los mismos requisitos de funcionamiento a los Órganos Acreditados de Adopción. De esta forma, todos los datos de las familias candidatas y sus expedientes se recogerán en un nuevo sistema, llamado ADIN, y en el que la autonomías están volcando ya la información.

En el caso de la Comunitat, las adopciones internacionales vienen experimentando un auténtico bloqueo, como avanzó LAS PROVINCIAS en octubre, situación achacada a los cada vez más restrictivos criterios de los países de origen. De hecho, en el primer semestre de 2017 sólo se habían materializado siete, frente a las 370 de 2006.

En cuanto a la adopción y el acogimiento familiar nacional, el consejo reveló el mecanismo interterritorial de asignación que está previsto crear y que, al estilo de la Organización Nacional de Transplantes, permitirá derivar a una familia en cualquier punto del territorio a un niño que acabe de entrar en el sistema de acogida. Funcionará para los niños que no tengan ninguna conexión con esa comunidad autónoma donde han ingresado en un centro residencial, pues se verificará primero la existencia de familia biológica en la región. Permitirá reducir los tiempos de estancia de estos menores en desamparo en las instituciones.

Más

Fotos

Vídeos