El Gobierno activa obras de emergencia ante el riesgo de sequía en 35 pueblos

El ministerio proyecta la prolongación de las conexiones con las plantas desalinizadoras por el incremento del consumo del turismo

D. GUINDO

valencia. La intensa sequía que sigue presente en la Comunitat ha obligado al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a activar una serie de «obras de emergencia» para garantizar el suministro de agua potable en hasta 35 municipios valencianos, especialmente ante el incremento en la demanda de agua potable durante el mes de agosto por la llegada de turistas.

Las actuaciones, principalmente, se centrarán en mejorar las conexiones de las desalinizadoras con estas localidades para ampliar la capacidad de transporte de agua, así como prolongarlas para alcanzar nuevas zonas. Entre los municipios que se beneficiarán de estas obras, se encuentran Alicante, Elche, Santa Pola y Torrevieja.

En concreto, el ministerio ha autorizado obras de emergencia para incrementar el uso de agua desalinizada en la Mancomunidad de los Canales del Taibilla. Las actuaciones permitirán incrementar el rendimiento y uso de seis desalinizadoras (Alicante I, Alicante II, San Pedro del Pinatar, Torrevieja, Valdelentisco y Águilas) y cuentan con una inversión de 11,5 millones de euros. Las obras beneficiarán a más de 2,5 millones de personas de 80 municipios a los que sirve la mancomunidad, entre ellos los 35 valencianos, 43 murcianos y dos castellanomanchegos.

Estas localidades, insistieron desde el ministerio, «ven incrementada su población hasta superar los tres millones de personas durante el verano con la llegada del turismo, por lo que las obras permitirán atender las demandas generadas por ese aumento de población y las necesidades del sector turístico, uno de los que más contribuye a la generación de riqueza y empleo en España». Las actuaciones se enmarcan en los reales decretos de sequía del Segura y del Júcar, en vigor desde mayo de 2015, que permiten al Gobierno arbitrar medidas excepcionales para minimizar los impactos ambientales sociales y económicos que se producen en situaciones de sequía.

Las actuaciones previstas, que se irán poniendo en marcha con carácter de emergencia a lo largo de este mes de agosto, permitirán a la mancomunidad poner a disposición de los usuarios más agua con la que afrontar la escasez de recursos procedentes del acueducto Tajo-Segura y la reducción de los del río Taibilla, «aunque el abastecimiento a la población se está atendiendo en la situación actual en todo momento», recalcaron desde el ministerio.

Asimismo, precisaron que las obras en la distribución de las seis desalinizadoras incluirán «desde mejoras de la regulación de los canales, conectando sus ramales a los sistemas de agua desalada; ampliaciones en la capacidad de transporte; o prolongaciones de conexiones existentes».

Por otra parte, el conseller de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación, Manuel Alcaraz, visitó ayer la desalinizadora de Torrevieja y trasladó al alcalde de la localidad, José Manuel Dolón, la «preocupación» del Consell ante la amenaza de sequías, así como el plan integral de actuación para paliar los efectos de escasez de recursos hídricos que padece la comarca de la Vega Baja.

Fotos

Vídeos