Consumidores denuncia por estafa a un centro deportivo de Valencia que cerró sin avisar a 200 clientes

MCS captó a los clientes con una agresiva oferta y cerró el establecimiento el pasado 30 de junio

EUROPA PRESS VALENCIA

La Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana (UCCV) ha denunciado ante la Fiscalía Provincial de Valencia a un centro deportivo por un posible delito de estafa contra los consumidores al haber cerrado el establecimiento sin previo aviso a sus más de 200 usuarios.

Según ha informado UCCV, el centro deportivo en cuestión, que responde a las siglas MCS y radicado en la ciudad de Valencia, estuvo realizando diversas ofertas de contratación de sus servicios, con importantes descuentos que atrajeron a gran número de clientes, sin advertir a los usuarios de la situación económica de la empresa o la posible interrupción de sus servicios.

En concreto ofreció a los consumidores, según la información facilitada por la Unión de Consumidores, una promoción que se basaba en el pago adelantado de seis meses y en el regalo de los seis meses siguientes.

La empresa sostiene que no ha existido perjuicio económico al producirse el cierre durante los meses de regalo de una promoción

La empresa, que cerró al público el día 30 de junio de 2017, ha justificado que no ha existido perjuicio económico al producirse el cierre durante los meses de regalo, aunque no se ha ofrecido ninguna solución a los afectados que habían pagado la cuota anual, y se han limitado a justificar su actuación.

Las quejas de los afectados han sido gestionadas por los servicios de consumo y, en dicho procedimiento administrativo, la empresa se ha limitado a alegar que no disponía de recursos económicos para hacer frente a las reclamaciones.

Tal y como ha informado en un comunicado la Unión de Consumidores de Valencia, "las empresas y sus administradores deben actuar de forma responsable y profesional, evitando perjudicar a los consumidores cuando su situación económica hace previsible la interrupción de los servicios contratados".

Por su parte, el secretario de la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana, Vicente Inglada, ha asegurado que es "importante" emprender este tipo de acciones por asociaciones de consumidores porque al tratarse de cuantías menores los usuarios no suelen iniciar acciones judiciales de forma individual.

"Ante el creciente número de casos como este, es necesario una revisión de la legislación, referida a la creación y funcionamiento de las empresas, a fin de dotar de mejores mecanismos de protección a los consumidores y usuarios que puedan verse afectados por prácticas fraudulentas", ha señalado Inglada.

Fotos

Vídeos