La gestión de la Albufera se cuela en los redolins

Un momento previo al sorteo de los 'redolins', ayer en la sede de la comunidad de pescadores. / jesús signes

Normalidad en una nueva edición del centenario sorteo de los puestos de pesca en el lago para la temporada que viene Los pescadores de El Palmar reclaman nuevos aportes hídricos

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La Comunidad de Pescadores de El Palmar aprovechó ayer una nueva edición del ya tradicional sorteo de redolins para exigir más aportes hídricos al lago desde la acequia real del Xúquer y una correcta gestión de las golas de la Albufera. El sorteo se desarrolló con normalidad, en medio de las altas temperaturas y la habitual expectación que el evento, de más de siete siglos de antigüedad, provoca en la pedanía de El Palmar.

Hasta la sede de la comunidad se acercaron el presidente de la entidad, Pep Caballer; el concejal de Albufera, Sergi Campillo; el de Hacienda, Ramón Vilar; y la alcaldesa pedánea, Raquel Romero. También se acercaron los concejales del grupo municipal popular Eusebio Monzó y Maria Àngels Ramón-Llin. No lo hicieron representantes de Ciudadanos en el Consistorio que, según confirmaron fuentes del grupo municipal a este diario, no recibieron ninguna invitación a un evento que, por otra parte, se celebra todos los segundos domingos de julio.

Antes del sorteo propiamente dicho, que conlleva toda una liturgia centenaria, se leyeron las conclusiones de la Junta General Ordinaria de Capítulos, celebrada hacía ayer una semana. En el acta, los pescadores solicitaron «más aportes hídricos al lago provenientes de la cuenca del Xúquer». Caballer explicó que pidieron que las distintas administraciones que se encargan de la gestión del lago «se impliquen» con el mismo, aunque reconoció que el estado del lago ha progresado «mucho». «Aún tiene que mejorar porque su renovación constante es una reivindicación histórica para un humedal que tiene el máximo nivel de protección en Europa», indicó el dirigente de la comunidad.

Además, uno de los socios le pidió a la alcaldesa pedánea que intermediara con los propietarios de uno de los accesos al embarcadero, que ha sido cerrado. Aunque era propiedad privada, lo cierto es que los pescadores lo han utilizado durante muchos años, y este socio instó a Romero a buscar una solución para mantener la situación tal y como estaba antes de que se cerrara el acceso en cuestión.

Por lo demás, el acto se desarrolló con la normalidad habitual de otros sorteos de redolins. Todos los pescadores que optan a un punto en el lago meten su nombre en un bombo de donde se van sacando de uno en uno. Lo normal es que quienes salen elegidos los primeros elijan los mejores redolins. Así sucede siempre y así sucedió ayer. Se leen los nombres y el pescador (o pescadora, desde hace varios años) se levanta, responde con «Ave María Purísima» y elige redolí. Los integrantes de la comunidad se conocen el lago a la perfección, por lo que es normal que cuando se elige uno de los considerados mejores redolins (los situados cerca de las golas), al nombre del punto en cuestión acompañe un murmullo generalizado. Todo ello en medio de un ambiente familiar, donde todos se conocen, y con altas temperaturas que demuestran que los ventiladores de la sala son insuficientes.

Fotos

Vídeos