«Hay gente mala en los albergues»

Madeleine, ayer, junto al colchón donde duerme al raso en el mirador del Pont de Fusta. / irene marsilla
Madeleine, ayer, junto al colchón donde duerme al raso en el mirador del Pont de Fusta. / irene marsilla

I. DOMINGO VALENCIA.

Madeleine, de Turís, e Illia, de Bulgaria, se han convertido en la imagen del diciembre más frío de las últimas décadas. Ellos y la chabola que han construido con cartones, cuadros, mantas y alfombras en el mirador del Pont de Fusta, en la parte más próxima a las Torres de Serranos.

Allí han estado desde que llegaron de Turís hace unos días y hasta última hora de anoche, cuando agentes de la Policía Local se acercaron para indicarles que no podían permanecer allí. «Nos han dicho que nos vayamos», explican Madeleine (a la que también llaman Maleni) mientras guarda algunos de los enseres, como zapatos y barras de pan, en los carros y se lamenta de «no tener otro sitio para ir». Asegura que la policía no le ha dado alternativa aunque, al momento, reconoce tener «un lugar para esta noche que no te voy a decir».

A su lado, su amigo Illia sigue recogiendo los trastos mientras los transeúntes pasan junto a ellos sin apenas mirar. No quieren ir a un albergue «porque allí hay gente mala y huele mal», dice Madeleine. Además, añade, «tengo que cuidar de los bancos por las noches porque ahora están abandonados».

A partir de ahí, realidad y ficción se mezclan en sus palabras, ya que asegura que tiene dos pisos en Turis «pero prefiero estar aquí» (en referencia al Pont de Fusta) y que su familia es propietaria de las Torres de Serranos. Illia asiente y, en un español muy básico, pregunta dónde pueden conseguir ayuda.

Su caso es uno más de los que atienden los Servicios de Atención a las Emergencias Sociales (Sauss) de la concejalía de Bienestar Social y la patrulla X4 de la Policía Local de Valencia, que activaron la Operación Frío el pasado viernes. Desde entonces, han realizado 75 atenciones, de las que sólo 14 acabaron con un alojamiento en alguna de las 200 plazas con que cuenta el Ayuntamiento para personas sin hogar. Además, fuentes municipales explicaron que cuando rechazan el alojamiento, se ofrecen mantas y sacos a las personas.

Fotos

Vídeos