La Generalitat acumula tres meses de impagos y lleva al límite a las guarderías

Niños en una guardería. / Vicente Vicens

Educación aún adeuda el bono infantil del segundo trimestre a los centros, que ya tienen dificultades para pagar nóminas y finiquitos

DANIEL GUINDO VALENCIA.

«Nos llaman prácticamente a diario, la gente está angustiadísima porque nos estamos hipotecando para pedir créditos». De esta forma resume Carmen Bardal, presidenta de Acade-Adeiv, la situación por la que están atravesando las guarderías de la Comunitat a causa de los impagos del bono infantil que acumula la Conselleria de Educación. «Estamos agonizantes», lamentó.

En concreto, el departamento que dirige Vicent Marzà todavía no ha hecho efectivo el pago de abril, mayo y junio de esta ayuda autonómica para los padres que escolarizan a sus hijos en la etapa de 0 a 3 años en escuelas infantiles, por lo que los centros, en su mayor parte, han tenido que asumir esta bonificación que, aunque se concede a los pequeños, llega directamente a las guarderías. «No tenemos por qué financiar a la Administración», criticó Bardal, portavoz de la asociación que representa a estos centros de infantil. «Nos dijeron que nos pagarían antes de vacaciones, que hace un mes que lo tienen todo contabilizado, pero seguimos sin cobrar», lamentó.

En esta línea, añadió que las escuelas infantiles, durante el mes de julio, apenas tienen ingresos (el número de alumnos se reduce, en parte, porque durante este mes la conselleria ya no concede el bono a los padres), aunque continúan teniendo prácticamente los mismos gastos, de ahí que los retrasos en los pagos agraven la situación. «Estamos al límite, otra vez con pólizas de crédito, lo estamos pasando realmente mal», advirtió Bardal. «Nos afecta en todo, no tenemos apenas margen de beneficio y arrastramos todos estos meses de impagos».

Además, resaltó, «en junio hay que pagar finiquitos, vacaciones y con este retraso vamos fatal». Hasta tal punto que algunos centros están teniendo serias dificultades para hacer frente a las nóminas de los trabajadores y a los pagos de la Seguridad Social. Asimismo, subrayó que estos centros educativos tampoco esperan empezar el curso en una mejor situación. «Ahora, supuestamente, nos pagarán abril y mayo. En septiembre empezaremos el curso y tenemos que descontar a las familias el bono infantil, y a saber cuándo nos pagan junio y nos empiezan a pagar los meses siguientes», resumió.

No es la primera vez que el departamento que dirige Vicent Marzà asfixia de esta forma a las escuelas infantiles. A principios de curso también llegó a acumular varios meses de impagos (prácticamente no empezó a abonar el bono infantil hasta enero, pese a que el curso arrancó en septiembre) y algunos centros, los menos, optaron por no hacer frente al adelanto el bono, ante las dificultades económicas que arrastraban. Eso hizo que los grandes perjudicaron fueran los padres, puesto que aunque tenían una ayuda concedida por parte de la Administración (en algunos casos prácticamente cubre la mitad del coste de la plaza), debían hacer frente al pago íntegro mensual, ya que la conselleria no hacía efectivo el abono de la citada ayuda. Algunos, incluso, ante el sobrecoste que les ocasionaba, optaron por dejar de llevar a los pequeños a estos centros educativos ante la imposibilidad de pagar el coste total de la plaza.

Frente a todo ello, son los responsables de las escuelas infantiles los encargados de tramitar todas las solicitudes. «El trabajo a nivel burocrático el brutal y, si te equivocas al meter un dato, toda la responsabilidad de que no le concedan a un niño la ayuda recae sobre nosotros. Te dan ganas de decir que lo tramite la Administración o los padres, ya que nosotros no somos funcionarios», destacó la portavoz de Acade-Adeiv.

Los colegios tampoco cobran gastos desde abril

Los colegios concertados tampoco han cobrado los gastos de funcionamiento y las becas de comedor desde el pasado mes de abril, según lamentó ayer el vicepresidente de la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia y Provincia (Feceval), Alberto Villanueva. En esta línea, recordó que, con esta financiación, se hace frente al pago de los recibos de agua y luz, así como del servicio de limpieza o administración, por lo que también está en juego el salario de trabajadores. El futuro decreto que regulará este ámbito establece que el pago será mensual y no trimestral, como en la actualidad, por lo que Villanueva espera que se cumpla y evite que se acumulen los impagos.

Fotos

Vídeos