«Hemos ganado una batalla en defensa de la libertad de los padres»

La plataforma de centros afectados por el recorte denuncia errores en las listas de admitidos y la «confusión causada» a los progenitores

J. B. VALENCIA.

Tras meses de angustia las comunidades educativas de los colegios Domus de Godella y La Purísima de Valencia respiraron aliviadas. No sólo las familias, sino también los docentes, pues la pérdida del concierto afectaba al futuro laboral del colectivo. De hecho, los recursos de reposición también alegaban en su exposición el impacto negativo que tendría el recorte entre las plantillas.

«Hemos ganado una batalla en defensa de la libertad de elección de las familias y de un modelo y un proyecto educativo», explicaba ayer Javier Sebastián, el portavoz de la Plataforma Libertad de Enseñanza 27.1, que agrupa a la mayoría de escuelas que han perdido aulas de Bachillerato en el último procedimiento de renovación. «Además el recorte era injusto porque cercenaba a los 16 años un proyecto educativo al impedir que los alumnos pasaran a 1º», añadió. Hay que recordar que seis de las escuelas afectadas perdían todas sus líneas de Bachillerato, y el resto al menos una.

Desde la plataforma también denunciaron «la confusión causada» a las familias como consecuencia de la medida y en relación a las listas provisionales de admitidos en la etapa, conocidas ayer. Y es que han tenido conocimiento de casos de hermanos donde uno sí ha entrado en 1º y el otro no, o situaciones en las que para optar a una plaza en otro centro distinto se han contabilizado criterios de baremación que correspondían al colegio anterior, como el disponer de un hermano escolarizado.

Desde la patronal Escuelas Católicas también valoraron la decisión del tribunal en términos muy similares. «Aunque sea provisionalmente se favorece la libertad de elección de las familias», explicaron, antes de recordar que todavía no es firme al dar por seguro que la conselleria presentará un recurso de casación, seguramente ante el Tribunal Supremo.

Por su parte, fuentes del sindicato USO CV mostraron su «satisfacción» y recordaron que el recorte «es injusto y supone un despropósito más de la Conselleria de Educación enfocado a politizar la educación valenciana».

La plataforma, junto al citado sindicato y la Federación Católica de Padres de Alumnos (Fcapa) impulsaron en mayo la mayor manifestación que se recuerda en defensa de la educación concertada, con unos 40.000 asistentes.

Fotos

Vídeos