La Policía despide a Blas Gámez en un emotivo funeral

Compañeros del subinspector portan el féretro hasta la Catedral de Valencia./Irene Marsilla
Compañeros del subinspector portan el féretro hasta la Catedral de Valencia. / Irene Marsilla

Compañeros del subinspector del Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Valencia, muerto en acto de servicio, han llevado su féretro a hombros hasta la catedral de Valencia

LAS PROVINCIAS
LAS PROVINCIAS

El subinspector del Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Valencia Blas Gámez, muerto el martes en acto de servicio, ha sido despedido hoy con "honores" en un multitudinario funeral celebrado en la Catedral de València.

Familiares y amigos del agente fallecido, compañeros, miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de las fuerzas armadas, así como autoridades judiciales, políticas e institucionales han llenado la Seo valenciana para dar el último adiós a Gámez.

El féretro con los restos mortales del subinspector, asesinado el pasado martes durante una investigación por un hombre que fue posteriormente abatido a tiros, ha salido a las 11.40 horas del cuartel de Zapadores escoltado por agentes de la Policía Nacional y Local y junto a cinco coches con coronas de flores.

Emoción de su mujer y sus dos hijos

A las doce en punto, y mientras tocaban las campanas de la Catedral, el féretro, envuelto en la bandera de España y llevado a hombros por seis compañeros del fallecido, ha pasado por delante de una formación de honores tras sonar el himno de España y, posteriormente, la Marcha Fúnebre de Chopin.

En la formación, un centenar de compañeros de los distintos cuerpos del Cuerpo Nacional de Policía y de la banda de música del cuerpo llegada desde Madrid han saludado al fallecido al paso del féretro, tras el cual iba una agente portando la gorra del agente muerto y, visiblemente emocionados, la mujer del subsinspector y sus dos hijos, de 15 y 19 años.

Entre los aplausos de las decenas de ciudadanos que observaban el emotivo acto, los familiares y amigos del subinspector han accedido al interior de la Catedral para asistir al funeral que, por expreso deseo de la familia, se ha celebrado en la intimidad y no han podido acceder los medios de comunicación.

Sí lo han hecho el Director General de la Policía, Germán López Iglesias, el exdirector general de este cuerpo Juan Cotino, el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, o la presidenta del Tribunal Superior de Justicia valenciano, Pilar de la Oliva, entre otras autoridades.

Más información

El subinspector Blas Gámez, de 51 años, falleció el martes sobre las dos de la tarde cuando, acompañado de otros agentes y dentro de la investigación abierta tras el hallazgo de una bolsa con restos humanos, se dirigió al número 77 de la calle de Sueca de València.

Cuando entraban en el portal bajó un hombre al que intentaron identificar y "sin mediar palabra" este sacó un cuchillo y le agredió, y para repeler la agresión los otros policías le dispararon. El enfrentamiento causó la muerte al policía y a su agresor.

El ministro estuvo en la capilla ardiente

Ayer por la tarde representantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, encabezados por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido; de la Justicia; de la Generalitat Valenciana; el Ayuntamiento de Valencia; compañeros y ciudadanos asistieron a una emotiva despedida en un acto íntimo celebrado en la Comisaría de Zapadores. En el acto Zoido condecoró a título póstumo al agente con la Medalla de Oro al Mérito Policial, un reconocimiento que se suma a otros anteriores, como la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco que recibió en 2002 o la Medalla a la Dedicación al Servicio Policial de 2012. En total, el subinspector fallecido contaba con 83 felicitaciones públicas.

Currículum de Blas Gámez

Blas Gámez era subinspector de la Policía Nacional y trabajaba en el grupo de Homicidios de la Brigada de Policía Judicial de Valencia. Tras su primer destino en el puesto fronterizo de Irún, entró a formar parte del Grupo Especial de Operaciones (GEO), donde ascendió a oficial. En el año 1995, el agente Blas Gámez se trasladó a Valencia e ingresó en el grupo de Homicidios en el que ha permanecido hasta ahora.

Dicen los que lo conocían que Blas Gámez Ortiz, nacido en Valencia hace 51 años, era «encantador», «muy majo» o «un tío genial». La vida de este aficionado al deporte se truncó ayer de manera trágica. Deja tras de sí mujer y dos hijos, uno de ellos menor de edad. Blas Gámez era uno de los subinspectores más brillantes de la Policía Nacional en Valencia. Este experto en investigación criminal fue pieza clave en el esclarecimiento del ataque con ácido a un joven en una terraza de la plaza del Cedro en 2014 o el del doble crimen de la calle Císcar, entre decenas de otros homicidios.

Más información

Ingresó en la policía en el año 1989 y estuvo destinado hasta 1995 en el País Vasco, donde formó parte del Grupo Especial de Operaciones, los GEO, uno de los grupos de élite más importantes de España. Los últimos 22 años había prestado servicio de forma ininterrumpida en Valencia.

Era subinspector del Grupo de Homicidios, cargo en virtud del cual acudió ayer a la calle Sueca tras el hallazgo de una maleta con restos humanos. Además, Gámez era un agente muy condecorado. Contaba con 83 felicitaciones públicas por resolver casos, la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco y dos Cruces de Dedicación al Servicio Policial por su trabajo en el Cuerpo Nacional de Policía.

Gámez era además un emprendedor. Regentó durante años dos conocidos gimnasios de Torrent, donde entrenaba para sus participaciones en pruebas de triatlón y duatlón, a las que solía acudir los fines de semana. Muchos de sus compañeros también entrenaban en sus gimnasios.

Fotos

Vídeos