El fuerte viento desemboca en incendios y obliga a cerrar parques

Bomberos trabajan en el incendio de Cabanes de ayer. / consorci provincial de Bombers de castelló
Bomberos trabajan en el incendio de Cabanes de ayer. / consorci provincial de Bombers de castelló

Las temperaturas máximas caen hasta ocho grados y hoy se mantiene la alerta por riesgo extremo de fuego en Castellón

R. V. VALENCIA.

El fuerte viento fue ayer el protagonista climatológico en la Comunitat. Rachas de hasta 137 kilómetros por hora desembocaron en cuatro incendios forestales en Castellón y Alicante. Además, se produjeron incidentes en varios puntos de la autonomía.

El viento dificultó las labores de extinción del incendio declarado en Cabanes al mediodía de ayer. El fuego, que empezó sobre las 13.30 horas y afectó a una zona de matorral y pinar en las afueras de la localidad, obligó a la intervención de seis unidades de bomberos forestales y tres de la Plana Alta y el Alt Maestrat. También fue necesaria la intervención de tres medios aéreos. Se dio por estabilizado a primeras horas de la noche tras quemar seis hectáreas.

Por otro lado, un incendio arrasó ayer 8.000 metros cuadrados en una zona escarpada de Calp, cerca del Morro de Toix, de los que 6.000 eran forestales. Fue necesaria la intervención de dos medios aéreos, además de una brigada del subparque de Benissa y otra de efectivos de la Marina Baixa. Sobre las 17.30 horas se dio por extinguido.

Los bomberos esperaban estabilizar el fuego de Cabanes durante la noche

Los otros dos siniestros se localizaron en La Vila Joiosa (0,1 hectáreas de matorral resultaron quemadas) y Planes, que no afectó a zona forestal.

Las rachas más fuertes de viento se registraron en Fredes con 137 kilómetros por hora. También destacaron los 98 en Morella; los 95 en Vilafranca; los 94 en el aeropuerto de Castellón o los 66 en Chelva y los 62 en Valencia.

Precisamente en Valencia el Ayuntamiento se vio obligado a cerrar cinco parques de la ciudad (en concreto los de Orriols, Polifilo, Aiora, Marxalenes y Monforte) por el peligro causado por el viento.

De todas formas, no se produjeron incidentes de relevancia. Los bomberos de la provincia de Castellón tuvieron que actuar en doce ocasiones.

En Valencia fue necesaria la presencia de estos efectivos en siete incidentes, principalmente caídas de árboles o desplazamiento de contenedores.

En cuanto a las temperaturas, se produjo un desplome de hasta nueve grados de las máximas en Segorbe. Utiel registró una caída de siete grados.

En la provincia de Castellón las máximas fueron los 18 grados en Vinaròs y en la ciudad de Castellón, mientras que el termómetro marcó los 15 en Segorbe y 8 en Castellfort.

Las máximas más destacadas en la provincia de Alicante fueron los 22 grados que alcanzó el termómetro en El Altet y Rojales.

En la de Valencia se registraron 22 grados en Polinyà, 20 grados en la ciudad de València y Xátiva y 19 en Manises y Oliva.

Más

Fotos

Vídeos