El fraude de ganaderos en los bous al carrer se dispara en los últimos tres años

El toro corre hacia la barrera en la plaza de la Font. /LP
El toro corre hacia la barrera en la plaza de la Font. / LP

La Policía Autonómica esclarece 12 casos en Castellón y detiene a 27 personas por estafa y falsedad documental

RAFAEL LÓPEZValencia

Los engaños y fraudes también afectan a los bous al carrer. El número de casos denunciados por peñas taurinas y ayuntamientos de la Comunitat por presunta estafa de algunas ganaderías en la venta de toros para la celebración de estos festejos ha aumentado considerablemente en los últimos tres años.

Desde 2014, la Policía Autonómica ha llevado a cabo numerosas investigaciones respecto a posibles indicios de fraudes en la contratación de reses que no cumplían con los requisitos acordados entre organizadores de festejos y ganaderos. Un total de 20 incidencias en la provincia de Castellón ha sido el resultado de una circunstancia que ha recibido especial atención en los últimos años.

Más información

De entre todos estos casos, en los que las autoridades han contado con la colaboración de la policía de Madrid, Castilla y León y Jaén, se han logrado esclarecer 12 incidencias que han pasado a disposición judicial. Además, la Policía Autonómica ha detenido a 27 personas acusadas de estafa y falsedad documental.

La artimaña más frecuentada por los ganaderos implicados es la venta de un toro de corro, que lo hacen pasar como un astado cerril para su exhibición en las fiestas de los bous al carrer de las diferentes localidades de la Comunitat. Sin embargo, otra de las reivindicaciones y denuncias de las peñas y comisiones de festejos también señalan el mal estado en el que llegan los animales.

El procedimiento que sigue la Agencia de Seguridad y Emergencias ante estas circunstancias es el contacto directo con ayuntamientos, organizadores de festejos y veterinarios de la zona, que llevan a cabo un examen exhaustivo para descubrir la procedencia de las reses, y así evitar el fraude y la manipulación documental. Según fuentes de la agencia, el principal objetivo es evitar esa «picaresca» y asegurar que se cumple con la normativa.

Tras las cada vez más sonoras quejas por parte de los aficionados al toro y los ayuntamientos de la Comunitat, la Agencia de Seguridad y Emergencias ha establecido un mayor control en el registro de estas contrataciones para evitar que sigan produciéndose este tipo de situaciones que oscurecen el «espíritu de la fiesta valenciana» y muestra una imagen negativa de un determinado sector ganadero, apuntaron las mismas fuentes. A este respecto, una parte del sector de las ganaderías reclama un mayor control por parte de las autoridades para evitar que se repitan este tipo de situaciones que perjudica la imagen de aquellos ganaderos que se ganan la vida «honradamente».

El incremento de estos hechos preocupa a gran escala a la Conselleria de Medio Ambiente, la Federación de Peñas Taurinas y la Policía Autonómica, que se han visto obligados a elaborar un protocolo de actuación para denunciar los abusos de algunos ganaderos tras esclarecer los casos de Quartell, Meliana y Nules. Primeras víctimas del fraude ganadero en lo que va de año. En este sentido, la Agencia de Seguridad afirma que serán «inflexibles» con este tipo de situaciones, ya que puede incluso se pueden «propagar determinadas enfermedades», en caso de que se proporcione un animal que no cumpla con los requisitos sanitarios mínimos.

Las autoridades continúan investigando posibles incidencias, y no descartan que puedan existir conexiones entre los ganaderos implicados y algunos organizadores de festejos, que puedan ser partícipes de este tipo de picaresca.

En definitiva, la sucesión de estos hechos evidencia la necesidad de elaborar nuevos mecanismos de control, así como una comunicación constante con las autoridades, que continúan investigando el fraude en la venta irregular de toros en los festejos de los bous al carrer.

Fotos

Vídeos