Francisco Gan, el conquistador de los hielos

El teniente general Gan en su despacho en el histórico Convento de Santo Domingo de Valencia, sede del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad. /D. Torres
El teniente general Gan en su despacho en el histórico Convento de Santo Domingo de Valencia, sede del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad. / D. Torres

El teniente general, licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, ha visto las balas de cerca en Kosovo, Bosnia o Afganistán, con la amarga pérdida de un sargento en accidente

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

La memoria del general Gan vuela a Figueres y Lleida, a la niñez en la que «cantaba en catalán en el coro del cole», sin recuerdo de la supuesta persecución histórica a Cataluña. «Perfecta integración», resume. Sangre aragonesa por su padre, un teniente coronel, y catalana por su madre, de Corbins. Es el menor de dos hermanos. De la bici pasó a una escopeta de corcho. Y de ahí a las escaladas, el esquí, el mapa y la mochila, bien cargada de ilusiones y canciones de Sabina.

Comenzó una carrera militar que discurrió de ascenso en ascenso. Se licenció en Ciencias Políticas y Sociología. Y mientras forjaba soldados de montaña y nieve, se convirtió en un aventurero de leyenda. Es el primer español, posiblemente el único, que ha conquistado el Everest (1992), el Polo Sur (1995) y el Polo Norte (1999). Y suma otros dos ochomiles, el Nanga Parbat y el Shisha-Pangma, donde se dejó dedos de una mano y, «lo más doloroso», un compañero de expedición. «Vuelve», le reiteraba su mujer antes de partir.

Ha visto las balas de cerca en Kosovo, Bosnia o Afganistán, con la amarga pérdida de un sargento en accidente. Gan está casado y es padre de dos hijos. Cree en Dios y concibe la muerte como «el final necesario para vivir». Entre sus virtudes, la tenacidad y la empatía. Sus defectos: «Soy impaciente y me juzgo con severidad».

Arriba, en el polo sur en 1995. Abajo, de izquierda a derecha, Gan en el polo norte en 1999 y con sus compañeros en el Everest en 1992. / LP

Fotos

Vídeos