La Font suprime tres curvas que han registrado más de 200 accidentes en diez años

Tramo del Camí d'Oliva de La Font donde se aprecia la falta de arcén y el riesgo de caer en un huerto en caso de salirse de la calzada. / ó. d.
Tramo del Camí d'Oliva de La Font donde se aprecia la falta de arcén y el riesgo de caer en un huerto en caso de salirse de la calzada. / ó. d.

La carretera sólo tiene seis metros de ancho, lo que provoca decenas de colisiones y que muchos turismos acaben en los naranjos por el desnivel

Ó. DE LA DUEÑA LA FONT.

El gobierno de La Font d'en Carròs quiere erradicar cuanto antes tres curvas peligrosas del Camí d'Oliva en las que se han registrado más de 200 accidentes en la última década. Esta vía une las localidades de La Font y Oliva y cada día circulan por ella miles de vehículos.

El elevado número de colisiones responde a que en un mismo tramo de carretera están ubicadas todos los giros, en poco más de 800 metros. Todo esto, unido a la falta de visibilidad, la falta de arcenes y al elevado tráfico, convierte esta vía en una de las de más riesgo de la Safor, pese a ser un camino local y no una carretera oficial.

La zona de peligro se encuentra entre Les Foies de La Font y Oliva. La ruta es un «camino de titularidad municipal», explicó el alcalde de La Font, Pablo Puig, por lo que ha sido el gobierno local quien ha tenido «que mover ficha para lograr ayudas y solventar el problema».

Para ello, el Consistorio ha llegado a un acuerdo con la Diputación de Valencia para que invierta 350.000 euros «en una obra que pretende reducir los recovecos e introducir más tramos rectos».

Puig precisó que cuenta con un estudio elaborado por la sección de Tráfico de la Guardia Civil que determinó la necesidad de realizar mejoras en la vía ante la media anual de accidentes, más de 20: «Hay colisiones frontales, rozaduras y salidas de vía debido al poco espacio de calzada. Muchos turismos acaban en los huertos de naranjos, ante el elevado desnivel».

Afortunadamente, en los últimos años no se recuerdan víctimas mortales, añadió el edil. Desde del área de Carreteras de la Diputación precisaron que esta vía no es «competencia» de la entidad, pero que son «conscientes de que la seguridad vial está por encima de todo», motivo por el que se hacen cargo de la citada actuación vial.

Pese a todo, remarcaron que no se trata de una carretera y «carece de esta catalogación», pero que es una de las vías más utilizadas en la Safor para acceder desde el centro y el interior de la comarca,tanto para enlazar con la N-332, como con la AP-7 o las playas de Oliva y Piles.

La obra comenzará, si todo va bien, a finales de este año. Carreteras está estudiando el proyecto y en unos meses lo licitará. La adquisición de terrenos no supondrá un retraso, como en otras actuaciones, ya que la superficie que se va a utilizar es municipal.

La actuación tendrá un coste de «unos 350.000 euros», dijo el alcalde. Los datos técnicos del proyecto revelan que las curvas se suprimirán y se establecerá casi un kilómetro de nuevo pavimento. «La carretera se ampliará de seis metros a 8,5 en el tramo peligroso. Así se suavizarán las curvas, habrá arcén y más visibilidad», precisaron desde la Diputación.

El primer edil aseveró que desde La Font se han tomado todas las medidas posibles. «Se invirtieron 60.000 euros en mejorar la seguridad de la vía y la velocidad está fijada entre 40 y 60 km/h, pese que podría establecerse en 80», concluyó.

Fotos

Vídeos