La Font expropia el castillo que Jaume I regaló a Francesc Carròs para evitar su desplome

Torre del Homenaje del Castell del Rebollet de La Font, dentro del tramo que se va a expropiar. / lp
Torre del Homenaje del Castell del Rebollet de La Font, dentro del tramo que se va a expropiar. / lp

El gobierno local inicia los trámites para adquirir la fortificación de origen íbero con 40.000 euros ante la desatención de los dueños del recinto

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El gobierno de La Font d'en Carròs ha dado un golpe sobre la mesa y ha decidido expropiar el Castell del Rebollet, uno de los más importantes de la comarca de la Safor. Esta fortificación fue un regalo de Jaume I a Francesc Carròs en el siglo XII, por la labor realizada por este señor en la conquista del Reino de Valencia.

En aquel momento, hace más de ocho siglos, ya había en pie una construcción de época islámica, que con el paso de los años adquirió un cariz medieval con elementos arquitectónicos propios de una sociedad feudal.

La intención de La Font ha sido desde principios de legislatura adquirir este Bien de Interés Cultural (BIC), con el fin de evitar su deterioro y poner en valor este recinto, al ser uno de los que más historia de la Safor encierra entre su muros.

El ejecutivo se ha cansado de esperar a que los propietarios se decidan a vender y solucionen algunas trabas que se lo impiden. El bien en cuestión es una edificación fortificada, del siglo VII, y donde antes hubo asentamientos íberos y de pueblos tanto anteriores como posteriores. De hecho, en la explanada que ocupa se han hallado objetos de la Edad de Bronce y piezas de cerámica de culturas prerromanas.

El castillo está casi al borde del estado de ruina. Necesita una actuación «urgente» para consolidar los elementos que aún se conservan: tramos de muralla, la Torre del Homenaje y la Torre Vigía. Estas partes del recinto están en una situación que permitiría su recuperación, pero que en caso de no actuar con celeridad y aplicar una restauración no se descarta que puedan haber algún tipo de desplome que merme aún más lo que queda en pie, explicó el alcalde, Pablo Puig.

El edil del PSPV ha tenido claro desde el principio de la legislatura que este bien tenía que pasar a manos municipales para evitar su deterioro y convertirlo en un bien turístico y de referencia. De hecho, el pasado mes de diciembre Puig firmó la adquisición del 30% de la superficie de la colina donde está el Castell del Rebollet.

Primera compra

El consistorio pagó poco más de 18.000 euros, por 1.700 metros de la montaña del Rebollet. Pero el resto de la alcazaba se le está resistiendo más de lo previsto al ejecutivo socialista. «Desde hace dos años estamos intentando localizar a los herederos de los propietarios, que ya han fallecido, y no hay forma de hacernos con ellos», agregó.

El alcalde precisó que el problema radica en que algunos viven en La Font, pero otros muchos no: «Los dueños de las parcelas que vamos a adquirir murieron sin descendencia directa, por lo que los herederos son familia más alejada y nadie, por el momento, se ha puesto la superficie que le corresponde a su nombre en el registro».

Ante esto, pese a los intentos del ejecutivo de comprar los terrenos, ha tenido que optar por expropiar el 70% de lo que queda del castillo. «Iniciamos los trámites y reservaremos los 40.000 euros en el Ayuntamiento», apostilló.

Esto asegura que cuando los propietarios pongan los terrenos a su nombre, podrán reclamar al consistorio la partida económica que les corresponda: «La Font no se quedará el dinero, los descendientes pueden estar tranquilos».

Por tanto, el ejecutivo ya ha iniciado la redacción del expediente de expropiación, que irá a nombre de los fallecidos y supondrá el resto d de la fortificación: «Serán cerca de 4.000 metros los que pasarán a manos municipales».

La importancia de adquirir este bien, dijo Puig, es que debe tener un titular concreto «que se preocupe por el bien». «Sólo los dueños pueden solicitar ayudas y si no lo hacen, antes o después perderemos este castillo que forma parte de la historia del Reino de Valencia y fue uno de los puntos donde Jaume I dio forma a lo que hoy es la Comunitat Valenciana», concluyó.

Fotos

Vídeos