Fomento reactiva el proyecto en uno de los cuellos de botella del corredor

Las obras del tercer carril que se ejecutaron en Puçol. / damián torres
Las obras del tercer carril que se ejecutaron en Puçol. / damián torres

El ministerio somete a información pública la ocupación de terrenos del tramo entre Castellbisbal y Martorell, paralizado desde 2015

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

El Ministerio de Fomento ha reactivado el tramo del corredor mediterráneo comprendido entre Castellbisbal y Martorell, considerado el cuello de botella más importante de toda esta infraestructura ferroviaria y del que expertos como el lobby Ferrmed alertaban de que podría condicionar la puesta en servicio hacia la Comunitat. Por este punto circulan más de 200 trenes diarios, sobre todo de Cercanías de Cataluña, lo que complica la asignación de surcos para trenes de mercancías.

Así se recoge en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que publica el anuncio del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) por el que se somete a información pública la ocupación de terrenos para la ejecución de las obras del «proyecto de construcción para la implantación del ancho estándar del corredor mediterráneo. Subtramo: Castellbisbal-Martorell».

Este proyecto era uno de los que tenía paralizados el ministerio a la espera de nueva redacción tras la rescisión de los contratos anteriores. El motivo, según confirmó el pasado junio el coordinador del corredor, Juan Barios, es que se instalará el tercer carril en las dos vías y no en una como estaba previsto. La previsión de Fomento era, además, contemplar la recuperación del antiguo túnel de Castellbisbal, actualmente fuera de servicio, ya que el que existe actualmente, que discurre bajo la AP-7, no tiene gálibo suficiente para la instalación del tercer carril.

Respecto a los plazos, Barios anunció hace unos meses que las obras concluirían a finales de 2019 para iniciarse a comienzos de 2020 la fase de pruebas. De ahí que sea ahora cuando el ministerio haya comenzado con los primeros pasos administrativos para reactivar la construcción.

El tramo entre Castellbisbal y Martorell, que tendría un coste de 368 millones para los 86 kilómetros, es uno de los más problemáticos del corredor mediterráneo. Ya en 2013 se adjudicó el primer contrato del tercer carril pero la información pública del proyecto no salió hasta un año después. La actuación se desbloqueaba en septiembre de 2015 con los estudios previos y sondeos geotécnicos.

Sin embargo, doce meses después, se anulaba un contrato de suministro de balasto para la renovación de vía. No fue hasta mediados de 2017 cuando Fomento confirmó que se cambiaba el proyecto original y se rescindían todos los contratos.

Fotos

Vídeos