Vecina de Calicanto afectada por el brote de legionella: «Tenía fiebre alta y sudores, me llevaron a Urgencias y me ingresaron»

Representantes de las zonas residenciales reclaman soluciones al problema de potabilidad por presencia de nitratos

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

«Me encontraba mal. Tenía mucha fiebre y sudaba mucho». Son palabras de una vecina de la zona de Calicanto donde se han detectado los casos de legionela. Con esa descripción de los síntomas que sufrió relató la situación en la que se ha visto envuelta como consecuencia de los acontecimientos que se han desencadenado en la parte de la urbanización que pertenece al término de Chiva. Ante el estado en el que se encontraba, tal y como relató a LAS PROVINCIAS, se vio obligada a acudir al médico.

La mujer, que prefiere no divulgar su identidad, recibió primero tratamiento «con antibiótico», pero al ver que no mejoraba «me llevaron a Urgencias del Hospital de Manises y me ingresaron». Explicó que permaneció hospitalizada «entre el lunes y el viernes de la semana pasada». Salió del centro sanitario el pasado lunes y ayer se recuperaba en su casa.

Por otra parte, hay otro motivo por el que los vecinos de esta urbanización muestran sus quejas en relación con el agua. Se trata de problemas de «potabilidad derivados de la presencia de nitratos», según denuncia Manuel Verdeguer, concejal de la Asociación de Diseminados y Urbanizaciones de Chiva (Aduc).

Verdeguer recalcó que esta situación «ya es endémica y afecta a varias urbanizaciones de la localidad» sin que hasta el momento se haya podido alcanzar una solución, pese a llevar varios años luchando por alcanzarla.

El concejal asegura que al alcalde del municipio le han pedido en muchas ocasiones «soluciones a corto plazo y que no se jacte de las reuniones que celebra sin aportar soluciones». El representante de la formación Aduc hizo hincapié en que debe haber «menos reuniones y más hechos».

Fotos

Vídeos