Las farmacias detectan errores en el 30% de los tratamientos

EFE VALENCIA.

Un estudio realizado en farmacias y centros de salud de Ontinyent y Puerto de Sagunto concluye que el farmacéutico comunitario modificó el tratamiento que el paciente había solicitado en cerca del 30 % de los casos al detectar que este era erróneo o que la dosis era incorrecta.

Este es uno de los resultados preliminares del servicio de indicación para síntomas menores en el ámbito de la farmacia comunitaria (INDICA +PRO) presentado ayer en el Colegio de Farmacéuticos de Valencia (MICOF) y del que se desprende que el 90 % de la demanda registrada en síntoma menor se realizó en la farmacia.

La iniciativa, pionera en España, pretende valorar el ahorro que se produce si la atención a los síntomas menores se realiza desde la farmacia comunitaria respecto a la consulta de atención primaria o a los servicios de urgencia de la sanidad pública.

Esto se debe a que el paciente suele acudir en la mayoría de los casos a su farmacia, antes que a su centro de salud, cuando padece algún tipo de molestia para que el profesional farmacéutico le recomiende el medicamento más adecuado para un problema de salud concreto. Para la realización de este programa, se ha realizado un pilotaje en 19 farmacias y cuatro centros de salud de Ontinyent y Puerto de Sagunto. La iniciativa consistió en un registro de los datos de las indicaciones en 12 síntomas menores cuyos protocolos de actuación se han consensuado entre las sociedades científicas y el colegio profesional

Los síntomas menores son acidez, cefalea, congestión nasal, diarrea, dolor de garganta, dolor menstrual, flatulencia, herpes labial, pie de atleta, síndrome catarral/gripal, tos y vómitos. Durante el mes que ha durado el estudio se han monitorizado 72 casos y el 60 por ciento de las consultas las realizaron mujeres con síntomas menores.

Fotos

Vídeos