Familias de acogida critican la pérdida de ayudas para guardería y libros

El colectivo aplaude que aumenten las cuantías de las prestaciones pero lamenta que sólo se abonen gastos médicos de forma extraordinaria

DANIEL GUINDO VALENCIA.

A las familia de acogida de menores tutelados por la Generalitat no les acaba de convencer el nuevo decreto que regula las prestaciones económicas que la Administración autonómica les concede para sufragar los gastos de manutención de los niños acogidos, y que viene a derogar el sistema anterior.

Al respecto, la vicepresidenta de la Asociación de Familias Educadoras de Valencia, Alicante y Castellón, Esther Fabado, apunta que «es cierto y evidente que hay una apuesta por el acogimiento de este Gobierno, y un paso muy importante ha sido la equiparación de las familias de acogida extensa con las educadoras, pero tenemos la sensación de que nos han hecho como los trileros». En esta línea, explica que el pasado ejercicio «se nos vendió como un gran avance la resolución que convocó las subvenciones para financiar gastos extraordinarios que incluyó algo que veníamos reivindicando desde hace muchísimo tiempo, y que era que se cubrieran aspectos para facilitar la conciliación del cuidado de la persona acogida con las obligaciones laborales, como son los gastos de asistencia a escuelas infantiles, el comedor escolar, la guarda tras el horario lectivo, las actividades extraescolares o la adquisición libros y material escolar sin límite de cuantía económica, además de los gastos médicos».

Sin embargo, lamenta Fabado, «cuál ha sido nuestra sorpresa al comprobar que este año la línea de subvenciones ya no se llama gastos extraordinarios, sino gastos médicos cualificados», de ahí que quede fuera todo lo anterior. «Nos vuelven a quitar todo por lo que habíamos estado luchando», critica la portavoz.

El Consell incrementa de 360 a 420 euros las ayudas mensuales a la modalidad de acogida más habitual

Según la vicepresidenta, para acometer este cambio, la conselleria se escuda en que han incrementado las prestaciones por acogimiento (de 360 a 420 euros mensuales en la modalidad más habitual) por lo que, con este aumento, se pueden hacer frente a los citados gastos. «Es irrisorio que suban dos euros al día y que ya no se puedan pedir subvenciones para cubrir estos gastos tan importantes, esto está fuera de lugar», resume.

Por otra parte, también lamenta que, para poder solicitar las ayudas para sufragar los gastos médicos cualificados (aquellos que no incluye la red sanitaria pública), la factura debe superar el 25% de las prestación económica que perciba la familia. Es decir, aquellos que reciban 420 euros mensuales tendrán que hacer frente a todos los gastos médicos que no superen los 105 euros. «Hay que ir mendigando para que se te cubran cosas que por derecho corresponden a los niños de esta administración», agrega. Frente a ello, Fabado propone que al mismo tiempo que se atienden los gastos médicos de las familias extensas y educadoras, se amplíen las ayudas a los recursos del decreto anterior y en ellas se incluyan también a las extensas.

Por otra parte, también quiere resaltar que los incrementos en las prestaciones a las familias son muy inferiores a los aplicados para los centros de menores y para las entidades de seguimiento, aunque las familias resulten mucho más baratas para la Generalitat «y con todas las ventajas que conlleva para un niño desarrollarse en el seno de una familia y lo que supone tener a estos niños integrados en la sociedad de una manera normalizada».

Fotos

Vídeos