La familia de la niña atacada por un perro tenía los animales de forma ilegal

La casa. Vivienda de Chiva en la que la menor de cuatro años fue atacada por un perro mestizo. / jesús signes
La casa. Vivienda de Chiva en la que la menor de cuatro años fue atacada por un perro mestizo. / jesús signes

La pequeña mejora de sus heridas y el Ayuntamiento de Chiva traslada al juzgado las irregularidades en la tenencia de los animales

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

El Ayuntamiento de Chiva confirmó ayer que ninguno de los dos perros localizados en la casa donde una niña fue atacada con mordeduras estaba en regla conforma a la legalidad vigente de tenencia de animales. Tras dos días de gestiones, la Policía Local ha comprobado que ni el macho mestizo que atacó a la menor cuando la niña jugaba con él ni el pitbull que también se hallaba en la vivienda contaban con la documentación a la que están obligados los dueños.

Tal y como avanzó ayer LAS PROVINCIAS, los hechos se produjeron el lunes sobre las seis de la tarde, cuando los padres de la niña se habían ausentado por razones que no han trascendido y la menor se quedó con su abuela en una vivienda de la calle Calderón de la Barca de Chiva. Fue entonces, mientras la niña jugaba con el mestizo, cuando el animal se abalanzó sobre ella, la zarandeó y le causó lesiones por todo el cuerpo, entre ellas un traumatismo craneal. Sólo la valiente intervención de su abuela evitó una agresión que, de haber continuado, posiblemente habría sido mortal.

El consistorio de Chiva comprobó que el can que atacó a la menor, un cruce de podenco y labrador, carecía del preceptivo chip identificativo. Desde el ayuntamiento del pueblo no pudieron confirmar exactamente a quién pertenece, más allá del hecho objetivo de que estaba en ese momento en la casa de la abuela de la niña herida.

Cuando los agentes llegaron a la vivienda tras conocer la emergencia se encontraron también con un pitbull, un perro de raza potencialmente peligrosa. En este caso, sí dispone de chip y por tanto hay un propietario identificado, pero el ayuntamiento no aclaró cuál es el parentesco o vínculo del dueño del animal respecto a la menor atacada.

A este hombre, detallaron fuentes municipales, se le exigió que aportara la documentación del seguro obligatorio para tenencia de este tipo de animales. También que justificara haber realizado el curso sobre su educación y manejo. Hasta las dos de la tarde de ayer, estos requisitos no habían sido presentados, añadieron en el consistorio.

Todas estas averiguaciones administrativas van a constar, como es habitual, en las diligencias realizadas tras el ataque sufrido por la menor. Y serán trasladadas al juzgado de Requena encargado del caso. Según el Ayuntamiento, es el juez quien deberá dirimir si existen responsabilidades y, en tal caso, con qué consecuencias o sanciones.

LAS PROVINCIAS trató ayer de contactar con la familia de la menor para conocer su versión de los hechos. Están muy afectados y no quisieron hacer declaraciones. La abuela de la nieta confesó, de manera escueta y entre lágrimas: «Esto ha sido algo muy doloroso. No quiero ni recordarlo. Sólo olvidar».

Pero la mejor noticia es que la pequeña de cuatro años estaba ayer fuera de peligro tras las primeras horas críticas y ha salido de la UCI. «Esta bien», apuntó otro familiar de la niña. La intervención de los médicos ha hecho posible una mejoría que ha traído esperanza a la familia de Chiva. Mientras, los perros siguen en un centro canino a la espera de que se decida su futuro.

Fotos

Vídeos