Litigio por los folios en los juzgados de Valencia

Paquetes de folios en una estantería, en una imagen de archivo./LP
Paquetes de folios en una estantería, en una imagen de archivo. / LP

Funcionarios de la Ciudad de la Justicia denuncian la escasez de papel y se niegan a recogerlo en un sótano

J. B. Valencia

La relación del papel con los juzgados valencianos está a caballo entre el amor y el odio. Material fundamental para armar los expedientes, a veces provoca graves problemas de saturación, como sucede en el órgano judicial dedicado a dirimir los litigios sobre cláusulas abusivas de préstamos hipotecarios, que acumula centenares de expedientes en largas hileras o formando montañas en el suelo.

Sin embargo el último problema no tiene que ver con su abundancia, sino más bien con la supuesta carestía derivada del cambio en la manera de suministrar folios, denunciado el lunes por el Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia (Staj), que en un comunicado advirtió del «riesgo» de que se paralice la actividad por la falta de material. Un extremo que por su parte rechaza de plano la Conselleria de Justicia, que defiende que no ha derivado en ningún tipo de limitación.

Staj aseguró que el departamento autonómico ha dejado de repartir los folios como era habitual desde que empezó a funcionar la Ciudad de la Justicia, por lo que se avisó a nivel interno de que el papel debería recogerse en el sótano del edificio para ser trasladado hasta el órgano judicial en cuestión.

El Staj dice que sólo se dan dos paquetes cada 15 días y que hubo quejas por tener que ir a recoger los folios

El aviso, dijo el sindicato, generó malestar entre los secretarios judiciales -ahora oficialmente conocidos como Letrados de la Administración de Justicia-, enfado que fue «canalizado» a través del letrado coordinador. «Muchos manifestaron que no iban a mandar a nadie a buscar papel, con el riesgo que ello conlleva de que los juzgados se queden sin realizar su trabajo diario», señalaba el comunicado.

Como consecuencia de las quejas, la dirección de gestión del centro optó por reanudar los repartos. Pero a juicio del sindicato habría sido mejor no haberlo hecho. «Ahora reparten dos paquetes de folios cada quince días a cada juzgado, y con esos folios un solo juzgado no tiene ni para dos días. ¿Se están riendo desde la dirección de gestión y por ende desde la Dirección General de Justicia de los letrados y del resto del personal?», se preguntó el Staj en el comunicado.

Noticias sobre la Ciudad de la Justicia

La versión que dan desde el departamento que dirige Gabriela Bravo es distinta. Fuentes oficiales explicaron el lunes que no se ha establecido ningún tipo de restricción en el uso del papel, y que cuando un juzgado necesita material lo puede solicitar al personal que se encarga del apoyo técnico y los suministros.

Sí reconocieron que en caso de que estos profesionales se retrasen por cualquier motivo, pues también asumen otras funciones, se puede acudir al sótano, donde el proveedor de papel deposita los folios, para que el funcionario en cuestión solicite y se lleve los necesarios. De hecho, añadieron, hay un punto de recogida. Respecto a la limitación de dos paquetes cada 15 días que denunció la organización, las mismas fuentes dijeron «desconocer» de dónde puede haber salido esta instrucción e insistieron en que no se han fijado restricciones.

Según se recoge en el comunicado citado, «al parecer» el cambio en el sistema de reparto se deriva «de la falta de personal subalterno que hasta la fecha se encargaba de transportar el papel a los juzgados, ya que los recortes llegan para todos excepto para los de siempre». En este punto el sindicato se mostró especialmente crítico con la administración. «Qué casualidad que este problema no exista en la dirección general», se señalaba. «Desde el Staj venimos denunciando que a esta dirección general le importa un bledo el funcionamiento de la justicia. No se puede gestionar tan mal en tan poco tiempo», sentenció.

Fotos

Vídeos